“Te debo la vida” en ‘Içerde’

Yusuf acaba en coma por defender a Sarp de un hombre que iba a matarlo.

Içerde
Ay Yapim

Una vez más, la venganza de Celal resulta excesiva y cuelga al Abogado de los brazos para que confiese quién es su jefe. Ante su silencio, ordena a Davut que lo mate: “Un enemigo que no habla es una carga”. Sin embargo, lo salva en el último instante al escuchar esta frase: “Tengo información de Umut. Solo hablo si me dejas”. Lejos de ahí, Mert va a ver a Eylem y, pensando que ya nadie los ve, se besan. Están equivocados y su romance sale a la luz. Yusuf empieza a sospechar que Sarp se ha convertido en el jefe de la organización mafiosa y se lo pregunta directamente, pero este cambia de conversación. Mientras, Leyla quiere verlo muerto pues piensa que ha sido el responsable de la muerte de Akin: “Jamás lo perdonaré”.

Celal acude a casa de Leyla y le pregunta cómo puede tener tanta información: “Dime la verdad. ¿Quién es tu fuente?”. Sintiéndose descubierta, saca un arma y apunta al mafioso, pero Davut, siempre atento a su superior, dispara antes y la mujer cae al suelo.

No es la única muerte que se produce esa semana pues el Abogado acude a casa de Sarp con intención de quitarse un rival de en medio. Yusuf está escondido detrás de un árbol y sale pistola en mano. Entre ellos se produce un tiroteo, falleciendo el delincuente y quedando en estado muy grave el policía.

Ajena a esto, Melek está comiendo en el restaurante de Fusum cuando oye criticar a Celal. Ella, que tiene una imagen distinta de quien le salvó la vida de pequeña, sale en su defensa. “Es un buen hombre. Me molesta que la gente hable sin conocerlo de verdad”, afirma molesta. En la comisaría se investiga quién ha intentado acabar con Yusuf y solicitan las grabaciones de las cámaras de las casas cercanas a donde sucedió el ataque. A la vez, Sarp se acerca al hospital a verlo y, aunque está en coma y no sabe si lo escucha, se sienta en su cama y susurra: “Estás aquí por mi culpa. Te debo la vida”.

Sarp y Melek quedan a escondidas por miedo

Celal quiere conocer cada paso de Melek y manda espiarla. Baris, que trabaja para Sarp, la acompaña a casa y esto hace pensar a su padrastro que están saliendo. “Te advertí que no fueras con desconocidos. Es peligroso”, le dice a su vuelta. Además, la regaña por almorzar en el restaurante de los Yilmaz y, harto de su rebeldía, le da una bofetada. “¿Estás loco? Jamás pensé que llegaras a este extremo”, dice su ahijada. Inmediatamente, llama a Sarp: “Tengo miedo. Necesito verte y estar contigo”. Para no ser descubiertos, se citan en un garaje y ella le cuenta lo sucedido: “¿Puedo quedarme contigo?”. Cuando la mujer de Yusuf está en su habitación, este abre los ojos y empieza recuperarse.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Telenovela