La indiferencia en ‘Kuzey Güney’

Gülten se resiste a aceptar la invitación de Hüseyin para salir a cenar o ir a exposiciones. Divinity. Del 15 al 19 de julio. 19.30h

Kuzey Guney
Ay Yapim

Después de abonar una fianza, Kuzey queda en libertad. Peor suerte corre Ferhat y es trasladado a prisión ya que le imputan un delito de lavado de dinero y tráfico de sustancias ilegales. “Volveré a por ti. Da igual que me devuelvas mi dinero, tu deuda no se saldará. Nunca más vivirás tranquilo”, promete al joven cuando va a visitarlo para reiterar su inocencia.

Hüseyin acude a cenar con Zeynep a casa de Gülten y queda embelesado con su belleza y sus atenciones. A la mañana siguiente, no se da por vencido en su intento de conquistar su corazón y se presenta en su negocio de estética. “Mi admiración por usted creció todavía más. Quiero que sigamos siendo amigos y podríamos salir a cenar o ir a exposiciones”, declara. Ella se muestra reacia y promete que lo pensará. “Te estaré esperando”, zanja él.

Sami está decidido a poner orden en su familia y cuando Zeynep está declarándose a Kuzey, se presenta en casa con Simay y la chica queda rota de dolor al descubrir que es un hombre casado. “Debes estar junto a tu esposa. Has dado tu palabra a su familia y la vas a mantener”, asegura el señor. Su hijo se enzarza en una discusión con él y a pesar de que Hanna lo apoya, no tiene más remedio que terminar cumpliendo con sus obligaciones de cara a la galería. “Desearía que esa bala me hubiera dado en el corazón y estar muerta. Así igual llorarías por mí y no me despreciarías”, se lamenta Canay.

Una empleada doméstica desvela la estafa de Baris

Una de las empleadas de los Sinaner destapa el juego de Baris: “La misma mañana que murió Atilla, él vino a casa. Escuché como cerró la caja fuerte y también vi que cogió el medicamento de la señorita Banu”. Sin embargo, Ebru reacciona de la peor manera y descarga su ira contra ella: “Estás despedida. Si dices algo, me encargaré de que no recibas ni una lira de compensación”.

Mientras Ali recrimina a Kuzey haberle ocultado la verdad de su situación con Simay, esta se apoya en Banu y le ruega en vano que le dé trabajo. Zeynep, por su parte, trabaja con Güney en los diseños de los uniformes para Makara, su tienda, y acude a la inauguración. Allí coincide con Kuzey y él no pude evitar besarla: “Jamás te he engañado. Nadie me había dicho cosas tan bonitas como tú”.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Kuzey Güney