Sueños de libertad

Miguel pide a Nicolás Parreño que cumpla la Ley de Vientres y le conceda la libertad, pero el patrón se niega. Canal Sur. Miércoles 28. 22.20 h.

Al pueblo de Santa Marta llegan procedentes de Europa el señor Edward y su extrovertida esposa, Eugenia. Pretenden instalarse en la zona para hacer negocio con el cacao, un producto muy codiciado en el Viejo Continente cuyo comercio han monopolizado los holandeses.

Cumplidos los 18 años, Miguel recuerda a Parreño la Ley de Vientres, según la cual los hijos de esclavos nacidos después de 1821 obtienen la libertad al alcanzar esa edad.

El patrón le plantea numerosos inconvenientes y le asegura que le conviene permanecer en la hacienda. Sin embargo, ni él ni otros esclavos se quedan conformes e insisten en que cumpla con su deber. Él, que no está dispuesto a quedarse sin trabajadores, determina acabar con la rebelión suprimiendo la ley en su territorio.

Doña Adela, la madre de Nicolás, se siente satisfecha porque el plan urdido con el capellán ha dado sus frutos y por fin verá casado a su hijo con una noble española. A la señora le agrada la marquesa de Bracamontes, la joven que el sacerdote ha enviado desde España, lo que no imagina es que es una farsante.

Sin sospecharlo continúa también el prometido que, aunque siempre ha estado en contra del matrimonio, empieza a verse unido a la joven.

Mientras tanto, su hija Isabelita no sabe cómo entretenerse en la hacienda, de donde no puede salir debido a una extraña enfermedad que le impide estar en contacto con la luz del sol. Caprichosa y consentida, hace lo imposible por tener a su lado a Rosita, su joven criada. Incluso permite que reciba un duro castigo por un robo que no ha cometido…

Publicidad - Sigue leyendo debajo