Huida frustrada

Parreño ayuda a Miguel a escapar, pero el joven acaba encarcelado en un pueblo cercano. Canal Sur. Miércoles 9 de noviembre. 22.20 h.

Tras hacer caer a Miguel en una emboscada, Jaime admite sin reparos que no solo mató a Rosita, sino que disfrutó haciéndolo. Fuera de sí, el esclavo comienza a golpearlo y huye dejándolo malherido.

Indignados, Alonso y el resto de hacendados exigen la cabeza del culpable a Parreño, que se apresura a salir en su busca. Sin embargo, su intención no es castigarlo, sino protegerlo: “Tienes que marcharte de aquí o nuestras vidas estarán en peligro”. Ante la extrañeza de Miguel, Nicolás se sincera sobre su paternidad: “Amé mucho a tu madre y tú fuiste el fruto de ese amor”.

Después de facilitar a su hijo las indicaciones para que viaje hasta Santa Fe y busque a un hombre llamado Lino Lozano que lo ayudará, el hacendado hace creer a todos que el prófugo ha muerto.

Segura de que su prometido ha tenido algo que ver con el trágico fin de su amado, Victoria retoma con fuerzas renovadas sus planes de venganza haciendo caso omiso a los consejos de Tomás, que intenta disuadirla.

Han pasado varias semanas desde la liberación de Gabriel y Márquez, que no quiere verlo ocioso, le dice que trabajará para Alonso en la exportación de cacao.

La marquesa comparte su deseo de casarse inmediatamente “para tener un motivo de alegría y dejar atrás tanta tristeza” y tanto Nicolás como Isabel acogen la noticia con agrado. No ocurre lo mismo con Adela, que amenaza con irse si su hijo insiste en unir su vida a la de una mujer que “ha traído la desgracia”. “Me parece buena idea. Puedes trasladarte a la casa de Santa Marta y llevarte a Hilaria y a los criados que desees”, responde él.

El viaje de Miguel se interrumpe cuando lo asaltan y le roban sus pertenencias, dejándolo herido. Interceptado por el ejército, acaba encarcelado en Honda.

En un último intento por deshacerse de su futura nuera, Adela escribe a los padres de la marquesa de Bracamonte exponiendo sus dudas sobre el errático comportamiento y la frágil salud de su hija: “Si existe algún impedimento físico o espiritual que nos hayan ocultado, anularemos el acuerdo y la devolveremos a España”.

Ajena a esto, Victoria contrae matrimonio con Parreño mientras, con semblante triste, recuerda los bellos momentos vividos junto a su amado Miguel.

Publicidad - Sigue leyendo debajo