Extrañas aliadas

Eugenia y doña Adela se unen con un objetivo: deshacerse de la marquesa. Canal Sur. Miércoles 23 de noviembre. 22.20 h.

Eugenia se encuentra con doña Adela en la iglesia y, decidida a utilizar en su provecho el profundo odio que la señora siente hacia Victoria, le propone aliarse contra la marquesa. La madre de Nicolás acepta sin dudarlo.

Entre los recién casados no todo es armonía. Parreño reprocha a su esposa no haber llegado virgen al matrimonio y ella, para evitar verse obligada a acostarse con él, recurre a Milagros, que empieza a echar en la comida de su patrón las hierbas adecuadas para tal cometido.
Morales, por su parte, sigue mostrándose cada vez más asustado y se siente culpable por el incendio donde murieron los Quintero. Los fantasmas del pasado lo persiguen y la necesidad de acallarlos lo lleva a pedir confesión al padre Octavio.

En El Edén, Trinidad intenta animar a Remedios, que sigue postrada en la cama sin salir ni comer apenas. La joven ha encontrado en el esclavo alguien en quien confiar en unos momentos en los que su relación con Victoria está prácticamente rota.

Recién llegado a Santa Marta, Felipe entabla conversación con Eugenia con el único objetivo de conseguir acercarse a los Parreño. Así, un día, a la salida de la iglesia la mujer lo presenta como un abogado que quiere instalarse durante una temporada en la región. “¿Por qué no viene a cenar esta noche con nosotros?”, le sugiere Nicolás.

Miguel, que permanece oculto a las afueras del pueblo, se entera de que lo dan por muerto, pero lo que más le altera es saber que su amada se ha casado. “Catalina y yo tenemos un plan para que os encontréis. Solo debes tener un poco de paciencia”, le dice su amigo para evitar que cometa una locura.

Al día siguiente, aprovechando la ausencia de Nicolás, Restrepo se ofrece a enseñar el mar a Isabel y convence a la marquesa de que los acompañe. Poco después, mientras el abogado distrae a la adolescente, Miguel se reencuentra con Victoria. Recuperada de la sorpresa y ante los reproches de su amado por haberse casado, ella intenta explicarse: “Lo hice para vengar la muerte de mis padres. Además, creí que habías muerto”. Pero el asombro de la joven será mayor cuando él le confiese que es hijo de Parreño.

Publicidad - Sigue leyendo debajo