La muerte de Arturo

El cuerpo sin vida del médico es hallado por Márquez y Nicolás. Canal Sur. Miércoles 14. 22.30 h.

Cuando todo parece indicar que Jaime será absuelto, la sorprendente declaración de Isaías da un vuelco definitivo al proceso. Superando el temor a las consecuencias de su testimonio, decide revelar la verdad de lo ocurrido y de las cacerías de esclavos, así como los maltratos continuados a que eran sometidos por parte del joven y que su padre encubría.

Increpado por Miguel y sorprendido por la inesperada intervención, el hijo de Arturo acaba derrumbándose y confesando la verdad: él mató a Rosita. Esto, unido a la magnífica intervención de Restrepo, llevan al juez a declarar al acusado culpable de asesinato y ordenar su inmediato encarcelamiento.

Tras admitir que es su hijo bastardo y argumentando que no puede hacer excepciones, Nicolás anuncia que Miguel regresará a El Edén y trabajará en la plantación. Disconformes con esta decisión, los esclavos se proponen conseguir la libertad de su compañero e inician una campaña de recogida de dinero a la que se suman también algunos blancos. El mismo Gabriel vende sus instrumentos para contribuir a la causa.

Muy diferente es el ánimo de Caicedo, Granados y Parreño, que se muestran muy inquietos ante lo que puede pasar a raíz de la condena de Jaime. Temiendo que el chico no aguante la presión de estar encerrado y acabe delatándolos, los tres se presentan en casa de Arturo para presionarlo: “Tienes que convencer a tu hijo de que mantenga la boca cerrada”.

Después de un tiempo en Santa Marta, doña Adela regresa a El Edén para comprobar con disgusto los cambios introducidos por su nuera. La actitud de esta con los esclavos y su permisividad hacia ellos provoca un gran enfrentamiento entre ambas, que Victoria zanja con firmeza dejando claro quién manda ahora en la hacienda.

Con objeto de atar algunos cabos sueltos, el general Márquez va a casa de Arturo López y pide a Nicolás que lo acompañe. Pero al llegar les espera una desagradable sorpresa: el médico ha muerto. “Posiblemente se haya quitado la vida. Debía mucho dinero”, afirma Parreño al ver el cadáver.

Publicidad - Sigue leyendo debajo