Ojo por ojo

Miguel, Trinidad y tomás retienen a Granados y le hacen pagar con latigazos las crueldades que han cometido con los esclavos. Canal Sur. Miércoles 18. 22.30 h

El estado de Ana sigue siendo bastante grave pese a los cuidados de Milagros y esta pide a Granados que lleve a su mujer al médico de forma urgente. Sin embargo, la salud de su esposa no está entre las prioridades del capitán, que planea su fuga inmediata al aumentar las sospechas de que él es quien está detrás de la muerte de Catalina Restrepo. De hecho, sus soldados ya están siendo interrogados por Márquez.

Ante los últimos acontecimientos, el general reprocha a Nicolás que tenga entre sus amigos a tipos como Francisco, Caicedo o el fallecido López y lo presiona para que ponga orden en la zona.

Tras el rapapolvo de Márquez, Parreño aumenta la dureza con que trata a sus siervos, intentando buscar chivos expiatorios y delatores, y a la vez trata de aparentar calma delante de las mujeres de la casa. Especialmente bondadoso y paciente se comporta con Victoria, a quien da una versión del incendio de El Edén muy diferente a la que ella conoce, asegurando que fueron los esclavos, con la ayuda de los que se habían fugado, quienes mataron a los Quintero.

Superada ya la barrera de que el color de la piel no debe ser obstáculo para dar rienda suelta a sus sentimientos, Remedios y Trinidad disfrutan de su relación en secreto y él le hace llegar, a través de Siervo, un precioso talismán en señal de su amor.

Nicolás interroga a Hilaria sobre la causa negra y la soborna para que se infiltre entre ellos a fin de conseguir los nombres de los cabecillas. Ella, que siempre se ha mantenido al margen, se ve obligada a buscar información que le permita volver a reencontrarse con sus dos hijos, de quienes fue apartada años atrás cuando llegó a Santa Marta en un barco de esclavos procedente de África.

Ajeno a esto, Miguel sigue muy impactado por la muerte de Catalina y empieza a cuestionarse si merece la pena seguir luchando por la causa. Además, teme por la seguridad de Victoria cuando su identidad salga a la luz.

Sin embargo, sus dudas pronto se disipan y, junto a Tomás y Trinidad, trama un plan para dar su merecido a Granados. Así, con la ayuda de Paca, llegan a su hacienda a tiempo de impedir su huida y, tras retenerlo, le devuelven los latigazos que él ha dado. Mientras tanto, Ana observa en silencio.

Publicidad - Sigue leyendo debajo