El regreso de Lorenza

La antigua esclava llega a Santa Marta con Abdul, un charlatán que la explota haciéndola pasar por vidente. Canal Sur. Miércoles 1 de febrero. 22.30 h.

Miguel localiza a Victoria y ambos empiezan a recorrer los oscuros pasadizos hasta que, por fin, consiguen encontrar la salida, que para su alegría resulta dar a la playa. Entre tanto, en El Edén, Milagros y el resto de sirvientes se ponen de acuerdo para hacer creer a doña Adela y a Eugenia, que ha ido a visitarla, que su ama ha salido a pasear “para encontrarse en comunión con Dios”.

Felices al ver que el túnel podría servir de vía de escape para los esclavos, Quintero y su amado se dirigen algunas horas después a casa de Eugenia. Una vez que la pareja confiesa la relación sentimental que los une, la joven viuda accede a guardarles el secreto con una condición: la marquesa robará el primer cargamento de cacao que Nicolás tiene previsto exportar y se lo entregará a ella. “Lo haré”, promete la muchacha.

Siguiendo adelante con la farsa y con objeto de ganar tiempo, Remedios organiza la búsqueda de su patrona mientras doña Adela reza en la iglesia por la vuelta de su nuera. La señora también se confiesa con el sacerdote y le revela que escribió a España solicitando información sobre la joven. Lo que no imagina es que la verdadera marquesa de Bracamonte ya ha emprendido viaje y está en alta mar de camino a Santa Marta.

Demasiado débil para soportar los continuos maltratos de su amo, Hilaria muere en el trayecto a las minas. Nicolás, por su parte, se molesta mucho cuando se entera de la misteriosa ausencia de su mujer y su posterior visita a Eugenia.

Veinte años después de su desaparición, Lorenza, la madre adoptiva de Victoria, regresa a Santa Marta acompañando a su nuevo marido, un charlatán sin escrúpulos llamado Abdul que la explota presentándola como una hechicera africana capaz de predecir el futuro.

Manuela, al conocerlos, accede a alojarlos durante unos días a cambio de una sesión con la bruja. También Isabelita conoce a la forastera y le pide una consulta, que su abuela interrumpe escandalizada. Aunque ha perdido la memoria, Lorenza reconoce a doña Adela.

Por otra parte, el capitán Francisco Granados consigue localizar a su esposa en casa de Felipe Restrepo y entra sin ser invitado con intención de llevársela. Márquez, harto de los continuos problemas que está causando el militar, acaba por suspenderlo de sus funciones.

Publicidad - Sigue leyendo debajo