Nerea Camacho protagoniza ‘La esclava blanca’: “Quiero volver a Colombia”

Los compañeros, la tierra, la gente… Esta actriz de 20 años se sintió tan a gusto en el país americano que anhela repetir la experiencia.

 

Publicidad - Sigue leyendo debajo

En 2009, con solo 12 años, recibía el Goya a Mejor Actriz Revelación por ‘Camino’. Aunque su rostro permanece desde entonces ligado a esa niña enferma a quien dio vida en el cine, Nerea Camacho se ha movido con igual desenvoltura en ese medio (‘Héroes’, ‘La chispa de la vida’ o ‘Tres metros sobre el cielo’) como en televisión con ‘Los protegidos’, ‘El barco’ o ‘Bienvenidos al Lolita’. En noviembre de 2015 comenzó a grabar en Colombia ‘La esclava blanca’, su primera novela. 

¿Cómo te llegó el papel?

La productora llevaba tiempo buscando a la protagonista en su país pero no daban con ella, así que decidieron hacer casting en España y me presenté. A los dos días me llamaron.

¿Conocías a alguien del reparto?

Ni a Miguel de Miguel (Parreño), que es andaluz como yo. Sabía de su trabajo, pero no habíamos coincidido. Es un gran actor, buena persona y tremendamente divertido.

¿Fue con quien mejor relación tuviste del equipo?

Nos llevamos todos muy bien, pero con quien más conexión tuve fue con Paula Moreno, que hace de mi amiga Remedios.

¿Sentiste miedo de grabar fuera?

Sí, pero me apetecía probar, saber qué se siente a miles de kilómetros de tu casa, sin la protección de la familia. Además, Victoria es uno de los personajes más ricos, bonitos y complicados que he hecho.

Sentirías morriña, ¿cómo hacías para superarla?

Al ser una de las pequeñas del equipo y estar fuera de España, todos estaban muy pendientes de mí, fueron muy comprensivos y cariñosos. Consiguieron que las horas se me pasaran volando. Además, aproveché para conocer Colombia y quiero volver.

¿Qué te gustó más?

Su gente, es maravillosa. En algunos sitios apenas tienen para comer y los ves felices. Se entregan a los extranjeros.

La novela refleja la vida de los esclavos en el siglo XIX. ¿Fue duro grabar algunas secuencias?  

Sí. Conocía esa realidad pero es diferente vivirla aunque sea en la ficción. Sufríamos al rodar las escenas de latigazos y con el trato inhumano que se daba a los esclavos, solo el lenguaje es cruel. Además, te hace pensar que aún hay gente menospreciada por el color de la piel, la raza…

Habría momentos llevaderos…

Disfruté con las escenas de acción, de caballos… No había montado nunca, tuve que tomar clases y me encan

¿Ves telenovelas?

No, pero mis abuelas sí. Con ellas vi ‘Gata salvaje’ y ‘Dame chocolate’. Como actriz me parecen un género interesante y me ha gustado estar en una.

¿Qué planes tienes?

Estoy descansando en mi tierra y a primeros de año rodaré una película. Además, me mudo a vivir a Madrid. Tenía ganas de independizarme y después de mi estancia en Colombia he visto que puedo hacerlo (risas).

Lee la entrevista completa en la revista Telenovela.

Publicidad - Sigue leyendo debajo