Más allá de las venganza

Eduardo olvida que Casandra 
es hija de su enemigo y la besa. Nova. Del 25 al 29 de julio. 21.00 h

Mientras Déborah trata de abrir la caja fuerte de Victoriano sin conseguirlo, Casandra informa a Diana de que Eduardo quiere ver el título de propiedad de la finca para comprobar si Victoriano es el dueño. “He visto todos los documentos legales de papá y esas escrituras no existen”, le responde su hermana. La mediana de las Santos también se ha enterado a través de Mendoza de que su madre fue novia del difunto Vicente.

Publicidad - Sigue leyendo debajo

Acto seguido, el terrateniente prohíbe a Diana volver a ver a Alejandro, pero ella no está dispuesta a aceptar que su padre siga manejando su vida y acuerda verse con su novio en el río para que le dé una explicación.

Con lo que no cuenta la muchacha es con que su madrastra está al tanto de su cita. Dispuesta a todo para separar a la pareja, la malvada Débora se adelanta y se mete desnuda en el agua. Cuando aparece San Román la abraza creyendo que es su amada justo en el momento en que llega Diana y los sorprende. Esta, sin dar tiempo al veterinario a hablar, se marcha rota de dolor.

La relación entre Eduardo y Casandra va estrechándose día a día hasta que, incapaces de ocultar sus verdaderos sentimientos, se funden en un apasionado beso. Ajena a esto, Bernarda aconseja a Montserrat, la novia de su hijo, que no lo pierda de vista: “Si no haces algo por retenerlo, su nueva empleada te lo quitará”.

La atracción entre la menor de los Santos y Emiliano no ha pasado inadvertida para Inés, que pide a la joven que no juegue con los sentimientos de su hijo: “Él te quiere, no le des falsas esperanzas”. Aunque Constanza también lo ama, se resiste a reconocerlo: “Para mí, es como un hermano. Mi novio es Robby”.

Bernarda se queda de piedra cuando Eduardo le cuenta que Casandra es hija de Victoriano. “¡Cómo te atreves a tener en la empresa a la hija de nuestro peor enemigo! ¡Despídela inmediatamente!”, le ordena. Pero él se niega alegando que la chica es muy eficiente en su trabajo. Su madre acaba cediendo, convencida de que podrá utilizar a la joven Santos para vengarse de su padre.

Al día siguiente, Victoriano insiste una vez más a su ama de llaves en preguntarle por qué le dejó para irse con Guzmán. Ella, aunque quiere olvidar el pasado, acaba confesándole la verdad: “No me fui con él. Si me alejé de tu lado fue porque Loreto me violó”.

Lee el resumen completo en la revista Telenovela.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Las amazonas