Alejandro, al borde de la muerte

San Román recibe 
un disparo de Melitón delante de Lisete 
y sus hijas; aunque resulta gravemente herido, se salva. Nova. Del 19 al 23 de septiembre. 21.00 h

Además de investigar las continuas visitas de Loreto a Diana Elisa cuando estaba ingresada en la clínica, la policía estrecha el cerco en torno a Piñeiro, a quien interrogan: “Julio dejó una carta donde la menciona en caso de que algo trágico le sucediera. Tendrá que declarar, y también explicar su relación con Bermúdez”. Al enterarse, Victoriano reprocha a su esposa que no le haya informado de lo que pasa.

Publicidad - Sigue leyendo debajo

Cuando se encuentran, Montserrat y Déborah se funden en un abrazo. “¡Qué alegría verte, Eugenia!”, dice emocionada la novia de Eduardo. A continuación, escucha sorprendida la confesión de su amiga que necesita ganarse su confianza: “Tengo que vengarme de Victoriano porque es el culpable de que mi padre se suicidara. Por favor, no desveles mi identidad”. Pese a su promesa, la chica no tarda en compartir el secreto con Bernarda, que verá en Piñeiro una posible aliada.

El reencuentro entre San Román y Diana en un evento de la empresa familiar provoca la ira de Lisete, que arma un escándalo ante los empresarios, lo que pone en apuros a la joven. Elías va mucho más allá. “Mata a Alejandro, como hiciste con Julio y Bermúdez”, exige a su hermanastra, que sin dudarlo contrata a Melitón.

En plena calle, el sicario apunta a San Román con una pistola, indiferente ante la presencia de su mujer y las niñas. “¡Marchaos de aquí rápido!”, les grita asustado para protegerlas, pero no puede evitar que vean cómo cae al suelo tras el disparo, quedando gravemente herido. Por suerte, la ambulancia llega a tiempo para trasladarlo al hospital donde poco a poco se va recuperando. Al enterarse de su fracaso, el asesino entra en la habitación del malherido haciéndose pasar por un médico y lo amenaza: “Si me delatas, iré a por tus hijas”.

En el hipódromo, Casandra y Fabrizio coinciden con Eduardo y Montserrat y, aunque tratan de evitarse, la arquitecta decide acercarse a él para transmitirle una información importante. “Diana Elisa vio quién disparó a tu hermano y no fue ni Loreto ni mi padre”, le dice dejándolo impactado.

Diana llora por Alejandro y corre a visitarlo en la clínica aprovechando la ausencia de Lisete, que no muestra ninguna sensibilidad ante la necesidad que tienen sus hijas de ver a su padre. Mientras tanto, Constanza recupera la sonrisa cuando Emiliano le pide una segunda oportunidad y, sin perder tiempo, inicia los trámites para divorciarse de Roby cuanto antes.

Lee el resumen completo en la revista Telenovela.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Las amazonas