Unos padres destrozados; ‘Las mil y una noches’

Bennu no asimila la muerte de su hijo y comienza a beber. Kerem no se separa de su lado. Nova. Del 17 al 21 de febrero. 21.45h

Las mil y una noches

Durante una revisión, los médicos se dan cuenta de que el bebé de Bennu no tiene latido y se ven obligados a inducir el parto. Horas después, la mujer despierta totalmente enajenada y Kerem no se separa de su lado. Para colmo de males, recibe una llamada de Burak: “Tu padre murió y Sezen está muy mal”. A raíz de estos acontecimientos, Sherezade se replantea la separación de Onur y redacta un correo electrónico: “Ya entendí que cada minuto que vivo sin ti es un desperdicio. Te amo”.

Sin embargo, cuando está a punto de enviarlo se arrepiente. “No es el momento mientras Bennu esté sufriendo”, piensa. Al verse en boca de todos por la deshonra de Ahu, Neriman busca el apoyo de Nadide. En esta ocasión, la señora sí le entrega una suma de dinero para que se vaya lejos y le advierte que su abogado presentará una apelación: “Tu hija tiene que aceptar el divorcio o no recibirá más nuestra ayuda”.

Sezen se va de Estambul y abandona a Burak

Bennu recibe el alta y rota de dolor, se refugia en el alcohol. Será Sherezade quien la obligue a enfrentarse a su realidad: “Tu hijo murió. Yo conozco ese dolor: perdí a mis padres, a mi esposo y Kaan estuvo muy enfermo”. Cuando Kerem llega a casa, su mujer lo abraza después de días rechazándolo e insiste en ir al cuarto que habían preparado para Deniz.

El albañil que presenció la muerte de Ozcan presiona a Eda para que le dé cincuenta mil dólares: “Si no iré a la policía”. Para evitarlo, la arquitecta lo espera a la salida del trabajo y lo arrolla con su coche. De madrugada, Sherezade va a buscar a Onur y se reconcilian, pero una llamada de trabajo interrumpe su noche de pasión. Binyapi está al borde de la quiebra y la junta directiva se reúne para trazar un plan.

Sezen no puede sobreponerse a la muerte de su padre y decide marcharse de Estambul. Füsun, por su parte, confiesa que tuvo un idilio con Selim y Ali Kemal se marcha de casa. Tras horas sin dar señales de vida, se comunica con su esposa y le da la dirección de un hotel. Nadide va con ella y, una vez allí, se estremecen al ver que el hombre se apunta con una pistola en la sien.

Publicidad - Sigue leyendo debajo