Una para todas... , ‘Madre’

Gamze y Duru ayudan a Zeynep a conseguir el dinero que le ha exigido Cengiz. Nova. Domingo 26 de mayo. 22.00h

Madre
Ay Yapim

Cengiz telefonea a Zeynep y le dice que de ahora en adelante tendrá que hablar con él y no con Rifat para tratar cualquier tema sobre Melek. Luego, le cuelga dejándola preocupada pues no ha querido decirle cómo se encuentra la niña. Ajena a esto, Sule llega a comisaría con la pequeña dispuesta a denunciar a la maestra por su secuestro. La niña, que hasta entonces se había negado a hablar, insiste en que se vayan y regresan a casa. Allí, se muestra feliz para que dejen tranquila a la profesora, ya que no desea que se vea perjudicada por su culpa.

Duru reconoce a Sarp que lo ha desatendido y, después de pedirle perdón, le asegura que lo remediará. Luego, le comenta su deseo de realizar las prácticas en el periódico donde trabaja Ali. El hombre vuelve a ponerse celoso pero lo disimula diciéndole que él también las hará allí para así pasar más tiempo juntos. Ella finge alegrarse pues deseaba ir sola.

Aunque Cengiz se opone, Sule lleva a Melek al local donde trabaja y la oculta en un armario. Aun así, la noche acaba muy mal para ambos. Rasin, el inspector de casos de menores, va a verlos para preguntar por su hija: “Íbamos a informarles mañana, ha aparecido, se había ido por un enfado. Ahora está en casa”.

Después de pedir la dirección con el fin de hablar con ella por la mañana, el agente se marcha pero antes realiza una redada con sus hombres en el local que causa un gran daño al dueño. Este amenaza a Cengiz, sobre todo después de descubrir a la pequeña: “Tienes dos días para devolverme los cuatro millones que he perdido por tu culpa. Y, por supuesto, tu mujercita ya no trabaja aquí”.

Una vez en casa, Cengiz golpea a Sule y luego queda por teléfono con Zeynep. A ella le exige el dinero: “Lo quiero mañana, si no me llevaré a Melek de Estambul, esta ciudad es muy cara. Lo siento por ti porque no volverás a verla”.

Cahide se lleva una gran decepción

Tras confesar a su amigo Arif que Zeynep es su hija, Gönul vuelve a la cárcel a visitar a la compañera que le pidió que se ocupara de su tienda de lanas mientras permanece encerrada. Además de entregarle las ganancias, le agradece lo que ha hecho por ella y le dice que espera su pronta liberación.

Como el banco no le concede el préstamo para pagar a Cengiz, Zeynep se lo pide a Cahide, pero esta se niega pues considera un error aceptar el chantaje. Sí la apoyan sus hermanas, que se ponen de acuerdo para vender la casa de campo que las tres heredaron de su padre. Gracias a Ali, la venta se realiza esa misma tarde. Cahide se lleva una gran desilusión al descubrirlo…

También Gönül, a quien el periodista mantiene informada de todo, ofrece a Zeynep la cantidad pero ella la rechaza al saber que se trata del dinero que Cahide le ha ingresado en una cuenta desde que la adoptó. “Disfrútalo tú, te ha llevado mucho tiempo conseguirlo”, le dice dolida. La señora recibirá otro duro golpe, pues llega a la tienda Zeynep Aslan, su suegra, que se ha enterado de que ha salido de la cárcel. “Ya has pagado el asesinato de mi hijo ante la justicia, pero mi dolor sigue intacto”, asegura.

Zeynep acude a la cita con Cengiz pero este no llega y no contesta al teléfono. Tras conseguir la dirección de su casa, va allí y lo que ve la deja paralizada: él, Sule y Firat están en el suelo inconscientes y no hay rastro de Turna.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Madre