El pretendiente en ‘Medcezir’

Kaan Navideniz, un adinerado empresario que quiere hacerse con la compañía Sekip, envía a Sedef un ramo de rosas y la invita a salir.

image
Ay Yapim

Mira y Yaman inician su viaje en una caravana rumbo a Asia. “Emprenderé esta aventura sin pensar en el mañana. Quiero construir un futuro sin mentiras y lleno de esperanzas”, informa ella a Faruk en un mensaje. “Debo hacer todo lo posible para que Mira sea feliz. No dejaré que nada ni nadie la separe de mi lado”, lee Selim en un carta que el chico le ha dejado.

Después de declarar, Asim queda en libertad y los medios de comunicación lo hostigan. Como consecuencia, las acciones de la compañía comienzan a caer de manera estrepitosa y Kaan Navideniz, un adinerado empresario, se muestra muy interesado en comprarlas. Orkun, por su parte, sufre el rechazo de sus amigos. “Te crees superior y solo destruyes la vida de la gente. Perdonamos tus errores, pero ahora encubriste un asesinato”, le espeta Burak. Más tarde, el pérfido joven se presenta en una fiesta celebrada en Altinkoy totalmente borracho. “¡Kenan Koper es el padre del hijo de Sude!”, grita.

Mira sufre una recaída y regresa a Estambul

Mira sufre una crisis y Yaman decide poner fin a su viaje. En un helicóptero la trasladan a Estambul y, tras unos exámenes médicos, fijan una fecha para su operación: “Si no, su vida corre serio peligro”. Navideniz se reúne con Asim y le hace una oferta para comprar su compañía. “Esto es un insulto a mí y a mi familia”, manifiesta muy molesto.

También Sude pasa por una situación incómoda cuando Kenan, que acaba de regresar de Alemania, la espera a las puertas de su mansión. Eylül busca a Mert y le pide perdón: “No puedo vivir sin ti”. Sin embargo, una inesperada revelación vuelve a alejarlos. “Estuve en la cama con Olcay. Lo lamento”, asevera él.

Justo en ese momento un disparo proveniente de la casa de Orkun altera a todos. “Ayúdenme, la chica cerró la puerta y va a matarlo”, suplica una de las empleadas. Una vez dentro, tratan de convencer a Hale de que no cometa una locura, pero es en vano. “Me tienes harta, pagarás por todo el daño que me has hecho. Por tu culpa mi familia está destruida”, afirma. Por suerte, Orkun puede aprovechar un descuido de la joven y la desarma.

Lejos de allí, Sedef recibe un ramo de flores con una romántica nota de Kaan: “El invierno fue muy duro, pero esta primavera renovará mi vida”. Ella le llama para darle las gracias y termina accediendo a salir con él. “Dame un par de horas y la oportunidad de mostrarte que soy buena persona”, dice él.

A pesar de sus problemas de salud, Mira se muestra más feliz que nunca con Yaman y fijan la fecha para su boda.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Medcezir