'Pasión de Gavilanes 2', el avance de los capítulos 40 y 41 de la semana: En grave peligro

Qué va a pasar en 'Pasión de Gavilanes 2': Muriel se topa con unos misteriosos hombres después de que Rosario la eche de casa por su relación con Juan David, mientras que Norma ayuda a Jimena con Duván.

pasión de gavilanes 2
Productora

    Después de todo lo ocurrido la semana pasada en Pasión de Gavilanes, Norma llega a la casa de su hermana para ver cómo está después de la noche de terror que pasó. Jimena abre su corazón y le cuenta sobre Duván. La menor de las Elizondo revela que su estado de inquietud se debe a él y a lo que le pueda estar pasando a su familia. Necesita saber cómo está, pero Óscar no quiere que se acerque a la casa del molino. Para tranquilizarla, Norma le dice que irá a hablar con los misteriosos padres del niño: “Yo me encargo, haré lo que sea necesario por él.

    Mientras eso pasa, Romina está en su hogar buscando la forma de seguir atacando a Jimena. Por su parte, Óscar busca a Aída. La gitana quiere ayudarle a sacar a Romina de la cabaña, pero para eso quiere un incentivo. En principio, el esposo de Jimena duda, pero termina aceptando. La mujer tiene un mes para convencer a su ahijada de mudarse. ¿Podrá lograr su objetivo antes de que se sepa toda la verdad?

    Muriel trata de pedir ayuda a Jimena y a Óscar

    Por otro lado, desde que Muriel y Juan David anunciaron que estaban enamorados, Rosario no ha parado de intentar separarlos. La cantante está obsesionada con el joven y cree que su hija se ha interpuesto entre los dos. Por ello intenta manipularla para que lo deje. Al ver que no cae en su trampa, intenta prohibirle que se siga viéndose con él. “Por las buenas o por las malas terminarás alejándote de él”, le dice Rosario a su hija. Sin embargo, esta no piensa hacerle ningún caso.

    Muriel defiende su amor por el hijo de Norma y Juan e incluso le dice a su madre que por más que intente separarlos, no podrá hacerlo. Estas palabras indignan a Rosario quien le da una tremenda bofetada a su hija y luego la echa de su casa.

    Con la nariz ensangrentada y llorando, la chica sale de su hogar con rumbo desconocido. La joven llega hasta el negocio de Óscar y Jimena para pedir ayuda, pero está cerrado. Luego, se va mientras dos sujetos se acercan con malas intenciones hacia ella. Muriel corre peligro.

    This content is created and maintained by a third party, and imported onto this page to help users provide their email addresses. You may be able to find more information about this and similar content at piano.io
    Publicidad - Sigue leyendo debajo