David busca a sus 'padres' en ‘Mi marido tiene familia’

Al saber que es adoptado, el pequeño de 8 años quiere conocer sus orígenes.

Mi marido tiene familia
Telenovela

En uno de sus despistes, a Catalina se le cae el anillo de boda de su hija por el fregadero. “¡En serio! Ten más cuidado, por favor”, se enfada Julieta, que llama al fontanero inmediatamente. “Señora, hay que desarmar el lavabo. ¿Le compensa?”, pregunta antes de empezar. “Pues sí, aceptamos el presupuesto”, claudica ella, ante la negativa de su marido. De todas formas, la conversación tiene que acabar pues se celebra el cumpleaños del pequeño David. Para sorpresa de todos, justo cuando va a soplar las velas el niño salta con una delicada cuestión cuando pide un deseo. “Quiero conocer a mis papás de verdad”, dice y mira a su madre como recriminándoselo.

Crisanta, dueña del edificio donde residen los Córcega

Una vez se han marchado los invitados, Robert explica al niño que no era el momento de hacer ese comentario y que Julieta está disgustada: “Yo también soy adoptado y sé lo que sientes. Todo llegará, pero ahora debes ir a hablar con tu madre y pedirle disculpas”.

Por otra parte, Temo confiesa a su amigo Diego que está enamorado de Aristóteles: “¿Crees que tengo alguna posibilidad?”. Además, Pancho también siente algo especial por Susana y aprovecha cualquier circunstancia para acercarse a ella.

Tito está dispuesto a recuperar a Imelda: “Necesito que me perdones y me des la oportunidad de volver contigo”. Antes de que la mujer pueda contestar, el anciano sufre un ataque al corazón, falleciendo al instante. Cuando abren el testamento, se descubre que Crisanta es ahora la propietaria del edificio donde viven sus nuevos enemigos, los Córcega

Publicidad - Sigue leyendo debajo