Retrógrado y machista en ‘Mi marido tiene más familia’

En la cena, Julieta recrimina a Vicente, el ex de Susana, considerar su trabajo más importante que el de ella. Nova. Del 1 al 5 de julio. 19.300h

Mi marido tiene más familia
Televisa

Vicente queda a cenar con Robert pues quiere hacerle una propuesta y este acude con Julieta. Pronto, la conversación cambia de derroteros. “Los médicos somos imprescindibles en la sociedad. Salvamos vidas. No como, por ejemplo, mi ex, que presume de ser una empresaria cuando solo hace números. Además, yo le sigo pasando dinero”, asegura. Sus palabras encienden a Julieta, que no puede evitar contestarle: “Perdona, su trabajo es muy importante y afecta a un montón de familias. Desde luego, si siempre has pensado así, entiendo perfectamente que te dejase”. Ajena a esta conversación, la mujer está en casa durmiendo cariñosamente a su hijo, al que ha visto muy poco tras una dura jornada laboral.

Yela se niega a decir dónde está el padre de David

En el edificio, Blanca se cruza por el pasillo con Pancho, que sale de poner una colada, y lo para bruscamente. “Contigo quería hablar… ¿Te parece normal ayudar a una persona que quiere que acabemos todos en la calle?”, pregunta refiriéndose a Crisanta. “Es una señora mayor y acaba de perder a su marido”, responde. Molesta ella se da media vuelta: “Déjalo. Ya veo de qué parte estás”.

También Audifaz está inquieto por la llegada de la viuda y piensa con Imelda la manera para que se vaya por su propio pie. Mientras tanto, Catalina trata de animar a su hijo, Hugo, después de que le hayan clausurado el puesto de perritos calientes. “Tranquilo. Algo se nos ocurrirá para salir adelante”, asegura.

Ante la insistencia de David, Julieta pregunta a Yela la manera de localizar al padre biológico del niño: “Complicado. Está en la cárcel y me meto en un lío si te digo en cuál. De todas formas, te recomiendo que te olvides del tema. Es un hombre muy peligroso”. Por su parte, Clarissa y Cassandra están preocupadas porque Gabriel lleva días sin dar señales de vida. Cuando van a su casa, lo encuentran desaliñado, con cara de haber dormido poco y la ropa sucia. “Deberías pensar en ir a un psicólogo”, le recomiendan

Publicidad - Sigue leyendo debajo