Crisis matrimonial en ‘Mi marido tiene más familia’

Julieta culpa a Robert de perder la custodia de David y se distancia de él.

Mi marido tiene más familia

Tras pasar una noche inolvidable degustando sus platos favoritos y recordando todos los momentos que han vivido juntos, los Córcega deben despedirse de David. Cuando Fernando llega, Julieta, rota de dolor, se arrodilla ante él para evitar que se lo lleve. “Todo es tu culpa. Te supliqué que no dejaras acercarse a ese hombre, pero no me hiciste caso”, reprocha a Robert.

Audifaz suplica a Imelda que eche a Pancho y a su familia del edificio: “Es la única manera de defender nuestra decencia. Aristóteles se comporta así desde que pasa tanto tiempo con ese desviado”. Como no tarda en conseguir su objetivo, Susana se ve obligada a intervenir: “Voy a reclamar legalmente la parte que me corresponde y hasta que no haya una resolución, Pancho no va a moverse”.

Daniela y Gabriel renuncian a la final del reality show

Linda acepta salir a tomar algo con Iker y terminan besándose con pasión. Justo en ese momento aparece Axel. “Voy a demostrarte que yo soy el hombre que te conviene”, asegura.

En otra parte de la ciudad, Vicente se reúne con Susana y sus hijos y les da una inesperada noticia: “Voy a regresar a vivir a México. Quiero recuperar el tiempo perdido”. Al enterarse, Pancho no puede evitar sentir celos.

Tras la marcha de David, el matrimonio de Robert y Julieta atraviesa su peor momento. “Algo se rompió entre tú y yo. Nuestra familia está separándose por tus decisiones. Necesito espacio así que te pido, por favor, que no me busques. No tengo ganas de hablarte ni de tocarte”, afirma ella. Y añade: “Si no fuera por Blanquita, ya me habría ido de casa”.

Daniela y Gabriel ganan su pase a la final del reality, pero como deben estar separados dos semanas más, ella renuncia. “Ya ganamos al reconciliarnos. Crecimos como personas, nos dimos cuenta de nuestros errores y nuestro amor es más fuerte. Ahora a tu lado estoy dispuesta a enfrentar cualquier obstáculo”, declara.

De vuelta a casa, los Córcega los reciben con una fiesta sorpresa y mucho cariño. Pero no todo son buenos momentos ya que Polita se lamenta con Blanca del cambio de Audifaz: “Ya no queda nada del hombre con el que me casé. Ahora se pasa todo el tiempo leyendo y no trabaja”.

Publicidad - Sigue leyendo debajo