Pollita pide el divorcio, ‘Mi marido tiene más familia’

La mujer toma esta difícil decisión porque Audifaz no acepta que su hijo Ari sea homosexual. Nova. Del 19 al 23 de agosto. 18.45h

Mi marido tiene más familia
Televisa

La distancia entre Polita y Audifaz crece pues él justifica de manera absurda su rechazo a Aristóteles. “Algún día me daréis la razón. ¿Cómo va a atraerle un hombre? Vive contra natura y solo estoy intentando que se dé cuenta”, dice. Esto se une a nervios y agresividad, algo que su esposa no está dispuesta a aguantar: “O aceptas al niño tal y como es o nos pierdes. Espero que cambies de actitud”.

Por otra parte, Frida nota que su cuerpo está cambiando y nadie quiere explicarle qué está pasando. Finalmente, es Blanca quien toma la batuta: “Tranquila. Se llama pubertad y es lo más normal del mundo. No estás enferma, solo haciéndote mayor”.

Robert y Julieta están superados por las deudas

Esa noche, Pancho prepara una cena romántica para Susana y le pide oficialmente ser novios. “Claro que quiero estar contigo. Me encuentro muy a gusto y feliz a tu lado”, responde ella. Aunque su perro, Hermoso, les ha llenado años del vacío de no tener hijos, Daniela y Gabriel deciden que ha llegado el momento de ser padres. “Soy consciente de que tengo un problema para ello, pero iremos al médico, o adonde sea necesario, para lograr nuestro objetivo”, asegura él.

Por si fuera poco con el rechazo de Audifaz a Ari, Polita se enfrenta cada vez a más rumores sobre una supuesta infidelidad de su marido con una chica llamada Aura: “Ahora sí que lo nuestro ha terminado. ¡Vete de casa! Quiero el divorcio”. Las deudas de Robert y Julieta están convirtiéndose en insalvables y se plantean alquilar su piso. “Podéis vivir con nosotros”, afirma Blanca, idea que no apasiona a su nuera…

También Crisanta piensa en trasladarse al edificio de los Córcega y se le ocurre que como Pancho está saliendo con Susana pueden compartir techo. “Señora. Tengo poco sitio”, intenta escurrir el bulto él.

Afortunadamente, Fernando apuesta por el bien de David y lo devuelve a sus padres adoptivos. “Gracias a Dios”, suspira Julieta abrazada al pequeño. Cuando el ex de Susana se entera de su relación se molesta, pero ella le pone en su sitio: “Limítate a ser un buen padre y déjame en paz”.

Publicidad - Sigue leyendo debajo