Unidas contra la adversidad; ‘Mujer’

Yeliz apoya a Ceyda y trama un plan para impedir que la obliguen a casarse con Peyami. Antena3. Del 5 al 7 de octubre

mujer

QUÉ HA PASADO

• Teoman abandona a Yeliz.

• Seyfullah obliga a Hikmet a alejarse de Ceyda.

• Musa se muda a Tarlabasi.

• Sirin recibe amenazas tras saber que Sarp está vivo.


Piril se pone muy nerviosa cuando Suat le cuenta que Alp cometió un gran error y Sirin ha descubierto que está vivo. “Por suerte él no sabe nada”, tranquiliza a su hija. Justo en ese momento, llega el hombre y exige saber de qué hablan. “Lo que estamos ocultándote es que tu madre está bajo mi custodia. Averiguó que estás vivo y no deja de chantajearnos. Su único objetivo es conseguir dinero”, se ve obligado a intervenir Suat. Furioso,

Alp exige a su suegro que deje de entrometerse en su vida y obliga a su esposa a poner rumbo a Estados Unidos. Tras saber que la médula de Sirin es compatible con la de Bahar, Jale no sabe cómo actuar y se reúne con Sezai. “Recuerda que está muy enferma. Cuando hables con ella, no te muestres mandona, ni insistas demasiado. Hay que evitar presionarla”, le recomienda el psicólogo. Además, este aprovecha para pedirle que queden un día fuera del trabajo.

Suat lleva a Sarp a ver a Yulide. Emocionada, corre a abrazar a su hijo, pero como este la rechaza, explota: “Esta familia lleva años mintiéndote”. No obstante, la mujer no tarda en darse cuenta del error y se desdice de sus palabras. Nisan y Doruk no pueden creer que el termo eléctrico se haya estropeado y deben ducharse sin agua caliente. Sin embargo, olvidan pronto el disgusto cuando Arif les lleva en coche al colegio.

Sirin, que sigue mostrándose muy nerviosa por las amenazas que recibe, consigue coger la matricula de un coche que la vigila. Una vez más, acude a Levent en busca de ayuda y este, gracias a un policía amigo, descubre que el vehículo pertenece a Alzev, una importante empresa.

Unos clientes de la sastrería estafan a Enver

Dos jóvenes van a recoger el encargo que le hicieron a Enver y aprovechan un descuido de este para irse sin pagar. Sinan nota diferente a Jale y está convencido de que está interesada en otro hombre. Tras mucho insistir, ella lo confirma: “Es Sezai”. Ceyda se mete en un gran problema tras mentir sobre su noviazgo con Peyami. Umran quiere que se casen lo más pronto posible y Seyfullah está dispuesto a complacerla. “Intentaste reírte de mi hija y ahora lo pagarás”, asegura a Ceyda, cuando esta lo visita para intentar convencerlo de que cambie de opinión.

En el hospital, Jale se reúne con los padres de Bahar para darles una buena noticia: “Hay un donante de médula. Es Sirin”. Sin embargo, lejos de ser un motivo de alegría, causa una nueva discusión en el matrimonio. “Bahar no lo aceptará. Dijo que prefería morirse”, comenta Hatice.

Enver no cree en estas palabras y la acusa de querer proteger una vez más a Sirin: “Ella es tu preferida. No quieres a Bahar porque ella te recuerda todo el daño que te hizo tu primer esposo”. Dolida, la mujer toma una drástica decisión: “Quiero separarme”.

Ajena a esto, Sirin queda con Levent y se da cuenta de que están vigilándola. Asustada decide sincerarse: “Vi a Sarp. Luego, me llamó alguien y me amenazó de muerte a mí y a mis padres”. Como está enamorado de ella, el joven no duda en darle su protección.

Teoman va a visitar a Yeliz y esta, creyendo que lo hace con la intención de reconciliarse, suplica a Ceyda que la ayude a arreglarse. Sin embargo, no tarda en ver que estaba en un error pues el empresario solo va a decirle que ha cambiado de opinión y no le pasará ninguna pensión. “Ningún juez te dará nada. Solo hay que ver la mala vida que estás llevando”, la desprecia.

Desconsolada, llora en los brazos de su compañera de piso y Bahar, al verlas, pronuncia unas motivadoras palabras: “Nos protegeremos y nos ayudaremos. Tenemos que unirnos como mujeres y solo así podremos sobrevivir”. De esta manera, Yeliz tiene un plan para impedir la boda de Ceyda: llama a Umran y finge estar muy agradecida por lo que está haciendo.

Lejos de allí, Suat ordena a su secuaz que no baje la vigilancia con Sirin: “Tenemos que ser duros con ella y atemorizarla para que no hable. No podemos arriesgarnos más”.

This content is created and maintained by a third party, and imported onto this page to help users provide their email addresses. You may be able to find more information about this and similar content at piano.io
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Telenovela