El triunfo de Sumru en 'No sueltes mi mano'

Además de convertirse en la accionista mayoritaria de la compañía Çelen, logra separar a Azra de Cenk. Divinity. Del 16 al 20 de diciembre. 17.00h

No sueltes mi mano

Las acciones de Azmi comienzan a surtir efecto y la compañía Çelen está casi al borde de la bancarrota. Feride lucha con fuerza para evitarlo y Cenk se convierte en su hombre de confianza: “Serap ha sido nuestra mayor enemiga. Su odio por Azra y su deseo de poder y dinero la cegó”. No es el único disgusto, ya que Azra cede a la presión de Sumru ante la primera vista del juicio por la custodia de Mert. “Quiero estar al lado de Sumru. Mi hermana no me quiere”, escucha declarar al pequeño.

Rota de dolor, la chica termina con Cenk y acude a casa de la señora: “Hice una elección y soportaré las consecuencias. Ahora cumple tu promesa y déjame ver a mi hermano”. Horas después, lo abraza y comprueba al fin que su resentimiento e ira comienzan a desaparecer.

Hülya apoya a Mesut para demostrar su inocencia

Cenk está decidido a reflotar la compañía y pide a su madre que venda sus propiedades. “No lo haré. Es mi dinero y debo pensar en el futuro de todos mis hijos”, responde ella tajante.

Así, se enzarzan en una fuerte discusión y Feride, al escucharlos, se pone mal. De inmediato, es trasladada al hospital y el médico le aconseja reposo. Finalmente, Hülya apoya a Mesut y contrata a un abogado para que demuestre su inocencia en el asesinato de Cetin. Las primeras investigaciones colocan a Sumru como principal sospechosa.

Como la familia de Mine regresa a casa, Azra se ve obligada a irse y planea quedarse en un hotel. Sin embargo, Feride la convence para que se instale en la mansión. Sumru, al enterarse, comienza a usar a Mert nuevamente. “Debo alejarla de ahí o volverá con Cenk”, piensa. Para colmo de males, la cocinera recibe también amenazas de anónimos para que retire la demanda por la muerte de su padre. Atemorizada, cede a todas las presiones.

Pasados unos días, la situación de la compañía no mejora y Cenk se ve obligado a poner en venta gran parte de las acciones. Sumru las compra y deja a todos de piedra al presentarse en una reunión.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Telenovela