Cuestión de lealtad en ‘No sueltes mi mano’

Feride recuerda a Azmi la ayuda que le brindó tras salir de la cárcel y le exige que devuelva las acciones a Sumru. Divinity. Del 30 de diciembre al 3 de enero. 17.00h

Human, Businessperson, White-collar worker, Suit,

Al comprobar que falta dinero en la caja del restaurante, Hülya culpa a Burhan y Cansu comienza a dudar de él. No obstante, deben disculparse cuando uno de los empleados comenta que se han hecho los pagos de las facturas de luz, agua y gas. “No haré nada que pueda avergonzarte”, promete el hombre a su hija.

Alentada por Mine, Azra al fin planta cara a Sumru: “No dejaré que me hagas más daño. A partir de ahora te mantendrás alejada de mi familia o le contaré toda la verdad a Feride”.

Acto seguido, la joven se pone el colgante que le regaló Cenk y va a buscarlo a la empresa. “Sumru me obligó a renunciar a tu amor. Debía elegir entre mi hermano o tú. Sé que cometí un error, pero estaba muy asustada”, revela. Lejos de comprenderla, el mayor de los Çelen reacciona con furia y decepción: “Estaba dispuesto a todo. Te dije que lucharíamos juntos, pero tú preferiste abandonarme”. Y al percatarse de que Azmi y Sumru los escuchan, añade: “Ya es tarde. Rompimos, entiéndelo”.

La matriarca de los Çelen redacta su testamento

En otra de las oficinas, Feride está reunida con su abogado para redactar su testamento: “Las acciones se repartirán por igual entre mis tres nietos y el restaurante será para Azra”. Además, pone como condición que la herencia no se reparta hasta que Cenk y Azra se casen: “Si no se entregará todo a una fundación de niños sin hogar”.

Cuando Azra sale llorando de la empresa, Cenk la alcanza y le pide que se monte en su coche. Poco después, llegan a un acogedor restaurante y él le hace una inesperada confesión: “Mert y tú son muy importantes para mí. Es cierto que estoy enfadado contigo, pero lo que dije en la oficina solo era para seguir el juego a Sumru y Azmi. Debemos hacerlo hasta que Fatma sea encontrada”. La joven, ilusionada, se lanza a sus brazos: “Te amo, no puedo vivir sin ti”.

Feride trata de hacer recapacitar a Azmi y lo lleva a las puertas de la cárcel para que recuerde los años que pasó allí durante su juventud. “Cuando me dejaron salir, no sabía qué hacer y entonces usted me tendió su mano. Pero nunca pude formar una familia y traté de llenar el vacío con dinero”, admite él. Así, la señora le da una última oportunidad: “Tienes tres meses. Entregarás las acciones o te denunciaré por falsificación de documentos”.

This content is created and maintained by a third party, and imported onto this page to help users provide their email addresses. You may be able to find more information about this and similar content at piano.io
Publicidad - Sigue leyendo debajo