“¡Mi padre es un asesino!” en ‘No sueltes mi mano’

Cansu escucha una grabación donde Burhan confiesa haber acabado con la vida de Kemal. Divinity. Del 3 al 7 de febrero. 18.00h

No sueltes mi mano

Se acerca el gran día de Cenk y Azra y Feride sorprende a la chica al mostrarle la habitación que ha preparado para cuando sean un matrimonio. “Sé que seréis muy felices. No hay una mujer más digna que tú para llevarlo”, dice al entregarle un broche de gran valor sentimental que ha ido pasando de generación en generación. Más tarde, todas las mujeres de la familia van de compras al Gran Bazar. Mientras trabaja con Cenk en las invitaciones de su boda, Cansu ve que guarda una cartera. “¿Dónde encontraste esto? Somos mi padre y yo”, le cuestiona mientras saca la foto que hay en su interior. Desconcertado, le explica que la encontró en el bosque: “Cerca de donde el hombre citó a Azra”.

De inmediato, buscan a Burhan para pedirle explicaciones. “Estaba preocupado por Azra y fui a buscarla al bosque”, miente este. Y añade: “Corrí detrás de ese hombre, hasta que me caí. No pude verle la cara porque llevaba una máscara”.

Azmi logra que Mesut lo ayude en su investigación

Azmi busca aliados en su investigación y malmete a Mesut contra Burhan. No tarda en conseguirlo y cuando el hombre regresa a la cafetería tiene un fuerte enfrentamiento con el exmarido de Sumru.

Zerrin, por su parte, se cansa de aparentar delante de Serap y le confiesa la verdad de su situación económica: “Antes de morir tu padre me dejó numerosas deudas y tuve que vender propiedades y joyas”. Feride tampoco tardará en saberlo pues encarga a su abogado que investigue a la señora.

Mert tiene en su poder el prendrive que estaba guardado en el libro de Faruk y se lo entrega a Cansu. Cuando esta lo conecta al ordenador, escucha un archivo de audio: “No es mi culpa. Yo no lo sabía. El tonto de Kemal no debería haber estado en el restaurante aquel día”.

Desolada, vaga sin rumbo por las calles y se lamenta por no haber escuchado los consejos de Sumru. Más tarde, se arma de valor y enfrenta a Burhan: “Creí en ti, iba a empezar una vida contigo. Tienes las manos manchadas de sangre, jamás te perdonaré”. Para evitar que lo denuncie a la policía, la encierra en una casa.

Publicidad - Sigue leyendo debajo