Felicidad truncada; ‘No sueltes mi mano’

Cenk y Azra al fin celebran su deseada boda, pero el destino les tiene preparada una desagradable sorpresa. Mientras él sufre un accidente junto a Melis y Mert, ella se enfrenta con Sumru. Divinity. Del 10 al 14de febrero. 17.15h

No sueltes mi mano

Al darse cuenta de que Burhan no la dejará salir, Cansu le hace creer que Azra tiene una copia de la grabación: “No importa lo que hagas. Ella te entregará a la policía”. Por eso, el hombre contacta con la cocinera y, con la excusa de que su amiga está enferma, le da la dirección para que vaya a verla. Una vez allí, la maniata también y encierra a las chicas en la misma habitación. “Él es el asesino de Kemal. Lo hizo para vengarse de mi madre”, explica Cansu a una desconcertada Azra.

Para ese entonces, Cenk va a casa de su amada para aclarar su situación, pero al ver que no le abre la puerta ni contesta a sus llamadas, se preocupa. Convencido de que Faruk la ha secuestrado, comienza a buscarla y sin saberlo da con la casa en la que está Burhan. Desde una ventana, este lo observa y apunta con un arma a Azra para impedir que grite. Cansu aprovecha para desatarse y cuando su padre entra de nuevo en la habitación, le golpea con un jarrón en la cabeza. La joven sale corriendo y al cruzar la calle es atropellada por un coche. Cenk, que todavía estaba por allí, la ve y la lleva al hospital. “Azra, ella me salvó. Es un asesino”, alcanza a decir antes de entrar a quirófano.

Cuando Sumru se entera de lo sucedido, sufre una fuerte crisis y debe ser sedada. Cansu muere de manera inesperada Cenk recuerda las palabras de Cansu y regresa a la casa de Faruk. Allí, se encuentra a uno de los delincuentes que ha contratado Burhan y decide seguirlo. Así, encuentra la nave donde tienen retenida a Azra.

Como fruto de su investigación, Azmi y Mesut también llegan hasta allí y salvan la vida a la pareja. En cambio, Burhan muere de un disparo. En el hospital, Sumru recibe la peor de las noticias: “Lo siento. Hicimos todo lo posible”. Fuera de sí, culpa a Azra por la pérdida de Cansu y trata de vengarse llevándose a Mert, pero la policía la encuentra. “No te denunciaremos a cambio de que ingreses en un psiquiátrico”, proponen los Çelen.

Pasados unos meses, Cenk y Azra se dan el “sí, quiero” rodeados por sus seres queridos y disfrutan de una fiesta en la mansión hasta que Mert se pone muy nervioso al darse cuenta de que se ha olvidado su regalo. “No te preocupes. Iremos a por él”, dicen Cenk y Melis. Azra aprovecha para retocarse y Sumru, que se ha escapado de la clínica, entra por sorpresa en su habitación. “No es justo que seas tan feliz. Cansu se sacrificó por ti”, insiste mientras le apunta con un arma. Poco después, se oye un disparo.

Al mismo tiempo otra desgracia sucede. Cenk junto a Melis y Mert regresa de camino a la mansión, pero en un descuido pierde el control del coche y sufren un accidente.

Publicidad - Sigue leyendo debajo