Volver a empezar; ‘No sueltes mi mano’

Azra y Cenk, que aún se aman, luchan para salvar su matrimonio. Divinity. Del 24 al 28 de febrero. 18.15h

No sueltes mi mano

Cenk vuelve a declarar por la muerte de Mert porque la policía busca ahora a la persona que conducía el otro vehículo involucrado en el accidente. No imaginan que se trata de Damla. “No puedo vivir con esta culpa. Por miedo no les ayudé”, revela a una amiga. Por casualidad, Feride encuentra los papeles de divorcio de Azra y Cenk y pide explicaciones. Además, insiste en viajar a Viena para encontrarse con Mert. Serap entra en pánico y, para impedirlo, miente de nuevo: “Es cierto. Tuvieron algunos problemas, pero ya no. Azra no puede montar en avión porque está embarazada”.

El tiempo no ha calmado las ansias de venganza de Sumru por la muerte de Cansu y se acerca a Azra. Además, trata de hacer negocios con Baris. Damla, por su parte, congenia con Arda y comienzan a pasar tiempo juntos. En una de sus salidas, tiene un altercado con la policía y acaban en prisión.

Feride por fin recupera la memoria

Azra y Cenk tratan de mantener la mentira del embarazo, pero no cuentan con que una de las empleadas encuentre una copia de la esquela de Mert tirada en una de las habitaciones y se la entregue a Feride. Así, los recuerdos de lo que sucedió en la boda vuelven a su cabeza y, muy dolida con su familia, deja la mansión. Çelen sale en busca de la señora, que en una emotiva conversación le hace replantearse su matrimonio. Por eso, cuando llega el juicio de su divorcio, se niega a firmar. “Intenté hacer una vida sin ti, pero no puedo. Quiero que nos demos otra oportunidad”, declara a Azra.

En un principio la chica lo rechaza, pero pasadas unas horas cambia de opinión y acepta volver con él a cambio de que le diga el motivo por el cual la abandonó. “Me sentía muy culpable por la muerte de tu hermano”, miente él.

Publicidad - Sigue leyendo debajo