Aylin va a por todas, ‘Erkenci Kus’

Después de intentar boicotear a la agencia, la publicista envía unas fotos de Can y Sanem a la prensa. Divinity. Del 29 de abril al 5 de mayo. 16.30h

Erkenci Kus
Ay Yapim

La agencia está al rojo vivo preparando la nueva campaña cuando de pronto el equipo se percata del robo de información. “¡Hay una cámara escondida en el globo de nieve! ¡Esto es cosa de Aylin!”, exclaman. Repentinamente, Sanem recuerda algo más y corre a compartirlo con Can: “¡Vi a Emre con el globo en sus manos! ¡Está conspirando junto a su exnovia!”. El fotógrafo no puede creer esa traición.

Mevkibe y Nihat descubren el romance de su hija

Pese a los celos que se han despertado entre Sanem y Can, la relación se fortalece día a día. Sin embargo, ella quiere ir despacio: “Me gustaría que de momento no hiciéramos público nuestro noviazgo hasta que se lo cuente a mi familia”. El mayor de los Divit decide respetar los deseos de su chica, que pronto se verá obligada a mentir a sus padres por culpa de los rumores en el barrio.

Más tarde, la hermana de Leyla, decidida a desenmascarar a Emre, pide ayuda a Ceycey: “Me he enterado de que tiene una cita con Aylin. ¡Aprovechemos para descubrir qué traman!”. Finalmente, la jugada no les sale del todo mal y fracasa el intento de la ambiciosa publicista de boicotear el nuevo lanzamiento.

Lejos de rendirse, la mujer pone en marcha otro plan: filtrar a la prensa unas fotos íntimas del hermano de su ex con su novia. Cuando la noticia llega a la agencia, el revuelo es imparable. “¡No puedo permitir que lo vean mis padres!”, piensa preocupada la hija de Mevkibe y Nihat, aunque ellos ya se han enterado y así se lo hacen saber.

Hundida, decide que lo mejor es dejar su trabajo en la empresa, pero descubre con sorpresa que Can está dispuesto a luchar por la relación. “Nos casaremos”, le anuncia poco después. La felicidad de Sanem es tal que quiere compartirlo cuanto antes con su madre, mientras él se lo comunica oficialmente a todos los empleados. La que no puede evitar decepcionarse es Deren, que ve fracasar sus intentos de conquistar al empresario.

Días más tarde, Can está a punto de firmar con un nuevo cliente, la mayor empresa de cosmética. Lo que ignora es que Fabbri es accionista y deberá jugar sus cartas para no perder la cuenta.

Publicidad - Sigue leyendo debajo