Lucha de poder, ‘Erkenci Kus’

Emre enfrenta a Aylin por el control de la compañía. Divinity. Del 3 al 7 de junio. 16.45h

image

Después del accidente que casi le cuesta la vida, Divit está dispuesto a solucionar las cosas con su hermano y por eso le pide perdón: “No me comporté bien contigo y puse en riesgo la compañía. Lo siento mucho y espero que me perdones”. Tras enmendar sus errores, regresa a su empleo en la agencia.

Al día siguiente, Emre llega a su puesto de trabajo. Cuando se dispone a empezar la jornada escucha unos gritos en el vestíbulo: es Aylin que no duda en ofender a Lelya: “Eres una estúpida, no entiendes que aquí tú eres solo una publicista más. Yo puedo ponerte de patitas en la calle cuando quiera”. Al escuchar esto, el ejecutivo, monta en cólera y le pide a Yuksel que se marche: “Aquí el único que decide quién puede pisar este suelo soy yo, así que lárgate ahora mismo”.

Por otro lado, Sanem comenta con Can en su despacho unas ideas que ha tenido para la campaña de publicidad de uno de sus productos. En ese momento, entra Ceyda y se sienta muy cerca del empresario. La joven no puede soportar la situación y se mete en medio evitando que la recién llegada coquetee con su expareja. “Si cree que voy a ponérselo fácil es que no me conoce. Esta guerra solo acaba de comenzar y prometo que seré yo quien la gane. Aunque me tenga que enfrentar a más tipas como esta”, piensa mientras la observa.

Mevkibe sigue enfadada con su esposo Nihat

Ajeno a todo, Muzzo sigue adelante con su idea de convertir a Osman en una estrella. Una noche recibe un mensaje: “Señor, queremos que su amigo haga la prueba para un papel”. Acto seguido se marcha hacia su casa y le da la buena noticia. Allí, Ayhan, que está presente en ese instante, lo felicita con entusiasmo: “Sabía que tenías muchas posibilidades de triunfar”.

Por otra parte, Mevkibe sigue enfadada con su esposo y no hace más que provocarlo para conseguir que se moleste. Una noche, la pelea es tan fuerte que Nihat decide dejar a su esposa viendo la televisión: “No te aguanto en este salón, eres tú quien debería pedirme perdón primero y en vez de eso lo que haces es molestarme. Así que me voy a que me de el aire y a respirar lejos de aquí”.

Publicidad - Sigue leyendo debajo