Can lucha por Sanem en ‘Erkenci Kus’

El fotógrafo pide a su amada que no deje el trabajo y se quede con él. Nova. Del 10 al 14 de junio. 16.45h

Erkenci Kus
Telenovela

Leyla está destrozada después de que Emre terminara su noviazgo con ella. Su situación es tal que ha decidido dejar su empleo momentáneamente hasta que recupere las fuerzas. Osman, que es consciente de cómo se encuentra la joven, se acerca hasta su casa y la invita a salir: “Él no merece que estés así, sé que duele, pero pronto te repondrás.

Mientras, lo que debes hacer es olvidarte de todo y para eso tengo el mejor remedio: vamos a dar un paseo y a tomar algo”. Ella acepta y pasan una agradable tarde bebiendo un té cerca del mar. “Gracias por ser tan bueno conmigo y ayudarme en estos momentos. Con personas como tú es más fácil sacar una sonrisa”, asegura ella.

Por otro lado, Can pide a Sanem que no se vaya de la agencia. Sin embargo, la joven tiene terror a la reacción de su madre si sigue trabajando junto a él ahora que sabe que mantienen una relación amorosa. “Si el problema es que ella piensa que no tengo intenciones serias contigo, no te preocupes. Lo que quiere es que nos casemos. Lo haremos en cuanto podamos”, afirma su amado y la muchacha no da crédito a sus palabras. Cuando finalmente reacciona, le responde que no es necesario: “Por lo menos, no por ahora. Yo manejaré esta situación. Además, no soporto estar lejos de ti, no va a ser fácil, pero lucharé para que salgamos adelante juntos, ya verás”. Acto seguido, decide volver a la compañía.

Horas más tarde, ambos se presentan en la empresa y Divit pide unos minutos de atención a sus empleados: “Los rumores son ciertos. La señorita Aydin y yo somos novios. No deseaba más especulaciones por los pasillos. Ahora, a trabajar”. Deren, que está presente en ese momento, no consigue contener las lágrimas. Ni siquiera las bromas de sus compañeros logran que la ejecutiva alegre su rostro. “Duele y mucho, más de lo que creéis. Ahora solo me queda centrarme en el trabajo para olvidarme de esta locura que acaba de ocurrir”, comenta antes de sentarse en su escritorio.

A quien tampoco le sienta bien la noticia es a Ceyda, que ve cómo sus posibilidades con el fotógrafo se han esfumado en un segundo cuando lo observa aparecer del brazo de la redactora en una cena de negocios. “No puedo creerme que sea real lo que mis ojos están viendo”, se dice para sí misma celosa.

Nihat descubre que su hija está enamorada de su jefe y se lo comunica a su esposa. Mevkibe, que no soporta más mentiras, le confiesa la verdad: “Yo ya lo sabía, no quise decirte nada porque tenía miedo de tu temperamento. Pero no te molestes”. El hombre, que se siente engañado y traicionado por su familia, coge su abrigo y se marcha de casa.

Publicidad - Sigue leyendo debajo