Una escritora de éxito en ‘Erkenci Kus’

La joven consigue vender muchos ejemplares de su primer libro. Divinity. 18.30h. Del 5 al 9 de agosto.

Erkenci Kus
Ay Yapim

Ha pasado un año desde que su novio se marchara lejos de Estambul y Sanem no ha conseguido superarlo. Sin embargo, en lo profesional la suerte parece sonreírle. Se ha convertido en una escritora de éxito y su libro está aportándole grandes ganancias. “A pesar de que hice mi sueño realidad y he visto mi novela publicada, siento que mi vida sigue desmoronándose”, le comenta a su terapeuta en una de sus sesiones.

Por su parte, Emre tampoco pasa por su mejor momento. Aunque su relación con Leyla funciona a las mil maravillas, ha fracasado en su intento de salvar la agencia de su familia, la cual ha sido comprada por Muzzafer, Ceycey y su excuñada. “Creo que no valgo para nada. Desde que se fue mi hermano no he tomado una sola decisión correcta. Él era mi guía y no me daba cuenta”, asegura a su progenitor.

Can ha aprovechado estos meses para viajar por el mundo en su barco, evitando cualquier contacto con las personas que formaron parte de su pasado. Una mañana, su tía Redim logra encontrarlo y le comunica que su padre ha regresado a la ciudad y está deseando verlo. “No puedes dejar que la culpabilidad por lo que pasó con Yigit y el dolor por la ruptura con Sanem te alejen de nosotros para siempre”, comenta la mujer. “Tú no lo entiendes, ese amor tan profundo que sentía y los celos me convirtieron en otra persona, por eso me fui, necesitaba encontrarme y olvidarme de todo. Pero ahora sé que no puedo huir más”, replica el fotógrafo.

La señora Huma quiere librarse del clan Aydin

Ajenos a todo, Mevkibe y Nihat continúan felices con su matrimonio. “Ojalá esta paz no se vea alterada otra vez por más problemas, no podría soportarlo”, reflexiona el tendero. Lo único que altera su relajada vida es la presencia de la señora Huma en las reuniones familiares, que no duda en hacerles sentir inferiores cuando tiene alguna ocasión. “Cada día aguanto menos haber emparentado con esos pobretones. Quizá deba trazar un nuevo plan y alejar a mis hijos de los Aydin para siempre”, piensa.

Publicidad - Sigue leyendo debajo