Deren, ilusionada en ‘Erkenci Kus’

La publicista se fija en Bulut, un joven que trabaja en el campo. Divinity. Del 12 al 16 de agosto. 18.30h

Erkenci Kus
Ay Yapim

Can se dirige al nuevo hogar de Sanem, ya que sabe que allí está su padre. El encuentro entre ambos es muy tenso y comienzan a reprocharse cosas del pasado. Sin embargo, la situación cambia cuando el fotógrafo descubre que ha comprado su agencia para evitar que cayera en manos indeseables. Agradecido, se ofrece a ser su socio y ayudarla: “Podríamos hacerlo por los viejos tiempos, seremos solamente compañeros de trabajo. Nuestra relación no irá más allá de lo puramente laboral, no te molestaré, lo prometo”. La escritora acepta: “La oficina central de la empresa será mi casa. Aquí podremos reunirnos sin que nadie nos moleste. También formaran parte del negocio Ceycey y Muzzafer, que están en mi salón, y Deren, que en nada vendrá por aquí”. Esta última llega al encuentro de sus nuevos compañeros y se encuentra con Bulut, el encargado de cuidar de los jardines de la entrada.

El primer contacto no es muy amigable, pues él se comporta algo brusco y se burla del atuendo de la publicista: “Venir a un lugar como este en tacones dice mucho de usted, bien se ve que nunca ha abandonado la ciudad”. Ella, molesta, se muestra altanera: “Qué va a saber un campesinillo de moda”. Aunque no puede ocultar que el joven le ha resultado muy atractivo.

La señora Huma no soporta que su marido haya vuelto

Emre comenta a su hermano las sospechas que tiene sobre Yigit: “Creo que fue él quien quemó el cuaderno de tu exnovia. Quizá sea el culpable de vuestra separación”. Can sopesa sus palabras y toma la decisión de investigar qué fue lo que ocurrió en realidad y hasta dónde es capaz de llegar su rival. El editor, que se entera de que está en el punto de mira de los Divit, se preocupa al pensar que puede quedar al descubierto su maldad frente a Sanem. “No la perderé”, piensa.

Por su parte, la señora Huma está furiosa por el regreso a Estambul de su exmarido y se refugia en Mevkibe. “Nunca pensé que volvería a verlo y me hace daño tenerlo tan cerca”, dice. La relación entre las consuegras ha mejorado notablemente.

Publicidad - Sigue leyendo debajo