Las dudas de Can en ‘Erkenci Kus’

El fotógrafo sospecha que Sanem sigue sintiendo algo por él y no sabe cómo actuar. Divinity. Del 19 al 23 de agosto. 18.30h

image
Ay Yapim

Desde que Yigit sabe que Can ha regresado, hace todo lo posible para lograr que se vaya de Estambul nuevamente. Una noche, quema la cabaña en la que el fotógrafo está hospedándose dentro de la hacienda de Sanem. Cuando este ve arder su nuevo hogar, entra corriendo para rescatar un objeto al que tiene mucho cariño, en contra de las advertencias de todos los presentes.

Su exnovia se queda paralizada al verlo salir y descubrir que lo que quería coger era el pañuelo que ella le había regalado un año atrás. La joven, emocionada por su gesto, le sugiere que la acompañe a la cocina para curarle la quemadura que se ha hecho en el brazo. El malherido empieza a sospechar que su amada no se ha olvidado de él y duda de cómo actuar frente a ella. “No debo hacerme ilusiones”, piensa.

Minutos más tarde, Leyla se acerca a su hermana y le pregunta si todavía siente algo por su expareja. La muchacha le aconseja que vaya con cuidado, ya que no quiere verla sufrir de nuevo: “Sé que todo lo que tiene que ver con él te afecta mucho y ahora que estabas empezando a reponerte me da miedo que vuelvas al estado de ansiedad de antes”.

Cerca de allí, la señora Huma se desmaya al conocer que su exmarido está saliendo con Mirihban, una conocida de su pasado por la que guarda un gran rencor desde hace más de treinta años. Tras recomponerse, no puede ocultar sus celos: “No entiendo que esta mujer, por llamarla de alguna forma, sea tu nueva novia. Me parece increíble que hayas caído tan bajo”.

La ofendida no duda en pararle los pies: “Durante todo este tiempo yo ni siquiera me tomé la molestia de pensar en ti, porque para mí no eres importante, pero si me buscas, te prometo que vas a encontrarme, eso ni lo dudes”. Aziz intenta mediar entre las damas, pero nada surte efecto.

Por otro lado, Muzzafer no hace otra cosa que trabajar para sacar adelante la agencia El muchacho está muy ilusionado con su actual negocio y le pide ayuda para promocionarlo por los comercios del barrio a Deniz, quien resulta ser una muy buena publicista. “Si esta importante empresa prospera, te nombraré mi asistente, tienes buenas dotes de comunicación”, dice. Sin embargo, ella no se muestra del todo ilusionada con la idea: “Prefiero seguir siendo psicóloga, que es lo que llevo haciendo toda mi vida, aunque nunca se sabe…”, responde divertida. Mientras, Deren, sin darse cuenta, comienza a sentirse cada vez más atraída por Bulut, que también se ha fijado en la empresaria.

Publicidad - Sigue leyendo debajo