Consejo de hermana en ‘Erkenci Kus’

Leyla ofrece su apoyo a Sanem tras la petición de matrimonio de Yigit. Divinity. Del 9 al 13 de septiembre. 18.30h

Erkenci Kus
Ay Yapim

Después de la petición de matrimonio de Yigit, Sanem está más confundida que nunca. Tras decirle que no al editor, le comunica su decisión a su exnovio. Este se comporta bastante frío y eso provoca que la chica piense que ya se ha olvidado de ella. Desesperada, corre a los brazos de su hermana a quien le pide consejo: “¿Qué hago? Pensaba que seguía sintiendo algo por mí, que su idea de quedarse en Estambul tenía que ver conmigo, pero veo que todo era producto de mi imaginación. Eso me ocurre por confiar en que podríamos darnos otra oportunidad. Soy estúpida”.

Leyla actúa de forma comprensiva y le sugiere que tenga paciencia: “No has hablado con él sobre lo que te pasa, así que no saques conjeturas de manera apresurada. Te quiero y siempre estaré ahí para apoyarte”. Acto seguido, las dos jóvenes disfrutan de una agradable comida juntas.

Aziz y Mirihiban viven su amor como adolescentes

En otra parte de la ciudad, Nihat tiene una acalorada charla con su mujer. La señora le dice que deberían perdonar a Divit por el daño que le hizo a su hija, ya que se muestra muy arrepentido y ha pasado mucho tiempo. Sin embargo, el tendero no está por la labor y es tajante en su respuesta: “Por su culpa vi a mi niña tirada en una cama durante meses llorando, eso no es algo que se olvida con facilidad. Tú como madre deberías entenderlo. Jamás podría disculpar lo que hizo”.

Lejos de allí, Aziz y Mirihiban disfrutan del inicio de su relación como dos adolescentes. Ambos están encantados de haberse reencontrado tras tantos años. El anciano le reafirma el amor que siente por ella: “Nunca te olvidé y verte de nuevo ha despertado en mí sentimientos que creía que ya no existían”.

Ajeno a todo, Can está decidido a desenmascarar a Yigit delante de todos, por eso va en busca del señor Volkan, el detective privado que su tía Remide contrató un par de veces. El fotógrafo se reúne con el hombre en un parque y le cuenta la situación: “Necesito saberlo todo de él, qué come, qué bebe, por dónde sale. Cualquier cosa que pueda servirme para destruirlo. Prometo recompensarle muy bien”.

Publicidad - Sigue leyendo debajo