Maite Perroni fue una novia a la fuga con 23 años

La actriz y cantante ha explicado el motivo por el que, seis años después, aún no luce ningún anillo ni tiene pensamiento de pasar por el altar.

Maite Perroni
Mezcalent

Aunque actualmente sostiene una relación amorosa estable con el músico chileno Koko Stambuk, Maite Perroni asegura que entre sus planes no se encuentra el matrimonio. Y es que la actriz mantiene una relación muy alejada de las bodas desde que a sus 23 años pasó por una experiencia muy cercana al altar que decidió rechazar. Tal y como ha contado la propia actriz, recibió la propuesta sintiéndose aún muy joven para comprometerse de por vida por lo que decidió rechazarla de plano algo que no llegó a sentar muy bien al chico que se lo propuso y que ha contado en una entrevista reciente por primera vez.

En una charla íntima con Lourdes Stephen, la ex RBD reveló, sin decir nombres, que hace unos años sostuvo un apasionado romance con un chico y aunque los dos se encontraban muy enamorados en ese momento, las cosas cambiaron de manera radical cuando él le mostró el anillo de compromiso y ella dijo que no.

View this post on Instagram

Lunes !!! Vámonos con todo ...

A post shared by Maite Perroni Beorlegui (@maitepb) on

"A mí el matrimonio me dio igual a partir de que a mis 23 años yo fui una novia fugitiva y no me quise casar. Tenía anillo, boda, novio y casa y dije que no y desde ese momento no me han dado ganas. No me casé y no me arrepiento ni un segundo. Era muy joven", dijo Maite.

Además, destaca que fue en ese momento cuando se dio cuenta de lo importante que era estar enamorada en una relación. “Me di cuenta en ese momento que para estar con alguien realmente no tenía que seguir el protocolo de que me tengo que casar. Realmente me di cuenta que lo más importante era encontrar a esa persona con quién tuvieras lo esencial de la relación y el amor”

Asimismo, la cantante aseguró que para vivir una vida plena en pareja no tiene la necesidad de seguir un protocolo, pues para ella lo más importante es tener a una persona que sea capaz de brindarle amor incondicional tal y como le sucede desde hace seis años con su pareja, de quien afirma estar perdidamente enamorada.

Publicidad - Sigue leyendo debajo