Fernando Colunga, 50 años en 50 imágenes

Repasamos la vida del galán que nos ha enamorado con historias como ‘Esmeralda’, ‘Amor real’ y ‘Porque el amor manda’.

 

Publicidad - Sigue leyendo debajo

Un 3 de marzo de 1966 nació Fernando Colunga, uno de los actores más queridos y respetados de la televisión mexicana. “Tuvieron la valentía de traerme al mundo cuando apenas habían cumplido los 17 años, y la capacidad de educarme en unos buenos valores”, aseguraba el actor sobre sus padres.

Aunque comenzó a estudiar Ingeniería Técnica y Obras Públicas, su participación en Dulce desafío (1989) como doble de Eduardo Yáñez le motivó a estudiar en el Centro de Educación Artística en 1990. Sólo dos años después participó en María Mercedes.

En el mismo año dio el salto a la gran pantalla de la mano de Charly Massó y Paulina Rubio en Bésame en la bocaAunque el propio Fernando Colunga declaró que no fue hasta Ladrón que roba a ladrón cuando sintió que era su “primer proyecto en cine”.

Junto a Thalía, dio el salto definitivo a la fama grabando la trilogía de María Mercedes, Marimar y María la del Barrio, tres telenovelas en las que interpretaron a la pareja protagonista.

En María la del Barrio también coincidió con una joven Itatí Cantoral quien recibió el premio de TVyNovelas a la mejor villana en 1996 por su interpretación en este papel.

Tras el éxito, Colunga participó, también en 1995, en la telenovela Alondra en la que interpretaba a Raúl Gutiérrez, militar y novio de María Elisa (Verónica Merchant). 

Años después, encarnó al galán de Esmeralda, la segunda versión de Topacio. Su personaje enamoraba a la bella joven invidente interpretada por Leticia Calderón.

La apuesta de la productora fue segura con dos rostros tan conocidos al frente apoyados por artistas de la categoría de Ignacio López Tarso, Salvador Pineda, Raquel Olmedo, Laura Zapata y Enrique Lizalde, el inolvidable Noel de Corazón salvaje.

El galán acogió con tal cariño al personaje que se llevó los más de cuarenta trajes que vistió durante el rodaje de la ficción. Calderón se hizo con el traje de novia con 25 metros de cola que lució al final de la telenovela.

A finales del siglo XX, Fernando Colunga disfrutó de su momento más dulce encadenando un papel tras otro y probando la fama y el cariño del público.

En 1998, Fernando Colunga y Gabriel Spanic sedujeron a los espectadores en La usurpadora. Detrás de las cámaras, el galán se unía a Chantal Andere para gastar bromas a sus compañeros: “Un día encerramos a [Juan Pablo] Gamboa en el camerino y no lo encontraban para grabar”, recuerda ella.

En 1999, participó en las grabaciones de Un cuento de Navidad, una telenovela basada en el relato de Charles Dickens. En él también trabajaron Juan Peláez, Itatí Cantoral, Leticia Calderón y Mauricio Islas.

Se trató de la primera de tres minitelenovelas realizadas por Televisa para las fechas navideñas.

En este mismo año, el actor cosechaba éxitos con la telenovela Nunca te olvidaré en la que fue el galán de Edith González.

Este fue uno de los títulos que contribuyó a aumentar la fama de ambos actores, aunque aún no había llegado el título que marcaría la carrera de cada uno.

Tras esta telenovela se permitió tomarse un descanso de unos años para frenar el vertiginoso ritmo que había tomado su carrera.

A comienzos de los 2000, el actor Abrázame muy fuerte, la telenovela de Salvador Mejía en la que interpretaba a Carlos Manuel, un joven estudiante de medicina que enamorará a María del Carmen [Aracely Arámbula].

Ambos compartían protagonismo con la pareja madura, conformada por César Évora [Federico Rivero] y Victoria Ruffo [Cristina Álvarez].

Ambos tenían una química que traspasaba la pantalla  y que hizo que el éxito de la telenovela aumentara.

No volvió al mundo de las telenovelas hasta 2003. Este año Fernando Colunga se metió en la piel de Manuel Fuentes, un joven soletero huérfano heredero de una fortuna, en la superproducción de época Amor real.

En esta producción volvió a coincidir con Mauricio Islas, tras haber compartido escena en Un cuento de navidad, Adela Noriega y Ana Martín.

 

En la producción, su personaje se casa con Matilde Peñalver, Adela Noriega, una joven hermosa y distinguida de carácter alegre. Se convirtieron en una de las parejas más queridas de la televisión.

Tras esta historia, Fernando Colunga volvió a viajar hacia atrás en el tiempo con su participación en Alborada: La leyenda de Don Rodrigo, donde trabajó con Marcelo Córdoba.

Esta fue la primera telenovela en la que coincidió con la que se convertiría en su gran amiga, Lucero, la protagonista.

Su idílico amor provocó que Carla Estrada, productora de la telenovela consiguiera su objetivo: superar el éxito de Amor real en México.

Todo el reparto viajó a las pirámides de Teotihuacán, en México para cargarse de energía, como marca la tradición y como recompensa por el éxito. Aquí podemos ver a Fernando Colunga en la punta de la Pirámide del Sol.

Tan sólo dos años después (2007), volvió a repetir con Carla Estrada en Pasión. En ella el galán sorprendió a sus fans con este look salvaje: larga melena, pecho descubierto y vestido de cuero.

 

El actor interpretó a Ricardo de Salamanca, un noble condenado injustamente que huye de la ciudad y se gana la vida como pirata. Compartía protagonismo con Susana González y Sebastián Rulli.

Lo admiro y lo respeto, porque es un gran actor muy querido por el público”, decía Rulli de Colunga.

Las jornadas de grabaciones de esta telenovela eran maratonianas pero eso no hacía que los actores perdieran la sonrisa en ningún momento.

En la gala de fin de grabaciones, Fernando Colunga coincidió con su amiga Angélica Rivera, que, en ese momento, se encontraba grabando Destilando amor, su última novela hasta el momento.

En 2009, Fernando Colunga se sumó al reparto de Mañana es para siempre donde nos conquistó de nuevo con una apasionante historia de amor junto a Silvia Navarro. En esta ocasión, su amiga Lucero era la villana.

Los bellos paisajes y la cuidada fotografía incrementaron el atractivo de la historia, que conquistó a los telespectadores.

En esta ficción, Fernando Colunga medió entre ambas actrices, pues su relación fue complicada como aseguró Silvia: “No les voy a decir que somos amigas, pero existe un gran respeto por nuestro trabajo y prima la armonía. A Lucero la respeto como actriz, como compañera y como persona maravillosa que es”.

En el currículum de Fernando Colunga ha habido más que telenovelas. También ha demostrado su talento en el cine y en el teatro.

En esta escena podemos verle junto a Lorena Rojas en Manos quietas, donde coincidió además con Johnny Lozada, Giselle Blondet y Aylín Mújica, entre otros.

Se trata de una obra cargada de crítica social.

Un año antes de esta obra, en 2010, Fernando Colunga protagonizó junto a Lucero una de las telenovelas por las que son internacionalmente reconocidos: Soy tu dueña.

Era la tercera telenovela en la que coincidían como pareja. “Colunga es sumamente profesional, disciplinado, encantador, discreto, simpático, facilita el trabajo, siempre huele bien…. Trabajar con él es un gustazo”, declaró la actriz en una entrevista para Telenovela.

Gracias a su gran actuación y la química entre ambos, Fernando Colunga y Lucero fueron elegidos como la pareja del verano de 2011 por los lectores de Telenovela.

Durante todos estos años, Fernando Colunga ha hecho grandes amistades con sus compañeros, como Jorge Poza, con quien comparte una de sus grandes pasiones: las motos.

De sus trabajos más recientes es Porque el amor manda, donde compartió créditos con Blanca Soto. Con ella repitió en la obra teatral Obscuro total.

En la telenovela, Fernando Colunga regaló más de una escena cómica como esta.

La divertida pareja robó muchas carcajadas al público. La química entre ellos era evidente.

Durante toda su carrera, Fernando Colunga ha recibido un gran número de galardones y reconocimientos, entre ellos, el Supernova 2012 por “su extraordinaria carrera llena de éxitos y su enorme popularidad”.

“Al ser un premio a toda una trayectoria, se lo dedico a la gente que está detrás de mí y que ha hecho de Fernando lo que es. Por supuesto, también quiero dar las gracias a mis padres, a Dios, al público… ¡Qué Dios bendiga a todos!”, aseguró el humilde actor.

 

Junto a su amigo Eduardo Yáñez, ha realizado varios proyectos, el último, la película Ladrones (2015).

La película se estrenó el pasado mes de octubre. “Lo respeto muchísimo y formamos una pareja muy divertida”, aseguró el actor.

Fernando Colunga continúa experimentando y haciendo disfrutar al gran público. Ahora, encarnando al villano de Pasión y poder.

Es la primera telenovela que graba con Jorge Salinas. “Somos compañeros desde que estudiábamos en la escuela de Televisa y en muchas ocasiones habíamos hablado de hacer algo juntos”, aseguraba Fernando.

“Estoy muy contento de hacer de villano, se podría decir que es mi debut porque hacía más de veinte años que no me daban ese papel. Estoy feliz por ofrecer algo diferente a los espectadores”, añadía.

Hoy, la gran estrella cumple 50 años y cada día demuestra que tiene mucho más que aportar. Desde Telenovela le damos la enhorabuena y le invitamos a seguir trabajando porque, como él mismo declaró a nuestra revista: “Todos mis papeles han sido buenos, pero el mejor, está aún por llegar”.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Pasión y poder