Marlene Favela, de ‘Pasión y poder’: “Se me da bien dar bofetadas”

A sus 39 años, esta actriz mexicana ve lejos la idea deser madre y se concentra en seguir brillando en su carrera con personajes de carácter

 

Publicidad - Sigue leyendo debajo

A la inolvidable protagonista de Gata Salvaje no le faltan motivos para sonreír: goza de gran salud tras el derrame cerebral que sufrió en 2012, prepara su propia línea de pintalabios y se ha ganado el cariño del público interpretando a la temperamental Nina Montengro en Pasión y poder. “Mi objetivo siempre fue hacer una carrera sin escándalos y creo que lo he conseguido. La base del éxito radica en la disciplina y la autenticidad”, afirma Marlene Favela.

¿Te sientes satisfecha con el final que ha tenido tu personaje?

Sí, Nina está llena de matices y merece terminar como una heroína. Yo lo disfruté mucho, aunque fue complejo lograr que el público se enamorara de quien en principio parecía la villana.

Tuviste momentos muy fuertes…

En todas las novelas me ponen a dar bofetadas, creo que se me da bien (risas). El 95 por ciento de las veces son falseadas, a mí me gustan más porque estéticamente se ven mejor y con el sonido impresionan en la pantalla. Cuando son de verdad no lo hacen tanto y además corres el riesgo de lastimar a tus compañeros.

¿Alguno te ha pedido una real?

Sí, ha habido varios que me han dicho: “¡Dámela! A mí me funciona para meterme en el papel”. Yo sufro un poquito y gracias a Dios no han sido más de diez a lo largo de mi carrera.

¿Cómo definirías el ambiente detrás de las cámaras?

Fantástico. En casa de los Montenegro era muy divertido porque hacíamos fiestas, nos tomábamos selfies, conversábamos…El buen humor ayudó a que no nos resultara tan pesado el trabajo, ya que a veces las grabaciones eran de más de doce horas.

¿Y cómo viviste el último día de rodaje en la producción?

Con muchos sentimientos encontrados. Por un lado hay nostalgia, porque me despido del equipo y de Nina Montenegro a la que dediqué ocho meses de mi vida, y por otro, felicidad por los resultados. Estoy agradecida a los escritores y a Jose Alberto Castro, el productor, por regalarme el personaje más lindo de Pasión y poder

¿Qué proyectos tienes?

Acabo de estrenar en México la comedia Anatomía perfecta y más adelante saldremos de gira. Tenía muchas ganas de hacer teatro y poder compartir de cerca con el público. Además, haré otra novela con Televisa y estoy preparando mi línea de pintalabios ya que los colores que usó Nina gustaron mucho.

¿Tienes alguna preferencia a la hora de elegir galán?

Lo principal es que lo admire profesionalmente porque el físico va y viene. Eso no importa.

Te vimos en El Señor de los Cielos. ¿Buscarás nuevas oportunidades en Estados Unidos?

Sí, este es nuestro momento allá para demostrar el talento. Creo que ahora a todos los canales de ese país les interesa tener figuras latinas porque saben que eso proporciona audiencia.

¿Cómo recuerdas las escenas de pasión con Rafael Amaya?

Esos momentos se cuidan mucho en una telenovela y yo no tengo problema en hacerlos. Pero sí es cierto que en alguna ocasión se usa un lenguaje fuerte y el director decide que no hay necesidad de exponer. Yo siempre converso con ellos y les digo: “Dime como lo ves y si es mejor usamos un doble”.

¿Siempre quisiste ser actriz?

No, de niña soñaba con ser abogada y trabajar en mi pueblo.

¿Recuerdas tu primer trabajo?

El día de mi graduación en el Centro de Educación Artística de Televisa, me ofrecieron presentar un concurso que se emitía de lunes a viernes.

Lee la entrevista completa en la revista Telenovela

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Pasión y poder