El compromiso

Helena decide dejar el pasado atrás y acepta la propuesta de matrimonio de Plutarco. Nova. Del 26 al 28 de marzo. 18.15h

Eva firma un documento donde se compromete a recontratar a las cien mujeres despedidas y pone como aval las acciones que le cedió Antonia. Desconoce que ha caído en una trampa del pérfido Plutarco. “Firmó su sentencia. Muy pronto el proyecto de Playa Majahua estará en la quiebra y no tendrá más opción que venderme su parte”, celebra el hombre con Onésimo.

En la mansión Caballero, Modesto se queda impactado cuando abre la puerta y ve a Claudia: “Me he escapado tras discutir con mi madre. Quiero vivir contigo”. Eugenia, que acaba de recibir el alta, se niega, pero ante la insistencia de la joven termina aceptando que se quede unos días.

Con el pretexto de inaugurar su nueva casa, Plutarco invita a Eva, Adriano, Silvia y Eduardo a cenar. En un momento dado, toma la palabra y hace una inesperada declaración a Helena: “Después de la muerte de mi mujer pensé que no volvería a ser feliz, pero llegaste tú. ¿Aceptas ser mi esposa?”. Ella le corresponde con un apasionado beso para alegría sobre todo de Lalito. “¡Por fin voy a tener un papá!”, exclama.

Sin embargo, una vez a solas la mujer observa su anillo de compromiso con mirada pesarosa y Eva le pregunta si está segura de su decisión. “Debo seguir adelante. Plutarco es una gran hombre y sé que, a diferencia de otros, nunca va a hacer nada que pueda lastimarme a mí ni a mi hijo”, responde.

Fernando admite ante Marcela que le duele haber dejado de ser la fuente principal de ingresos de la familia: “Me siento humillado. Soy hombre y tengo que volver a ganar más dinero que tú”. Por eso, acepta la propuesta de Rebeca de conseguir un proveedor falso para que Grupo Imperio les dé una bonificación extra.

Frustrado por la próxima boda de su amada, Juan Carlos se emborracha y destroza toda la ropa de Eva: “¡La odio! Este teatro me impide acercarme a Helena, besarla y decirle que la amo como nunca he amado a nadie”. Mimí consuela a su amigo y lo persuade de no tirar la toalla para demostrar la clase de persona que es Plutarco: “Todavía te falta mucho por hacer en los tacones de Eva”.

Tampoco Rebeca encaja bien la noticia y trata de sembrar dudas en su enemiga: “Que pronto se olvidó Plutarco de Antonia… ¿Será cierto eso que dicen de que solo se casó con ella por interés y nunca le guardó fidelidad?”.

En una conversación telefónica, Claudia celebra con Carmen que la farsa de su pelea haya surtido efecto y por fin esté disfrutando de los privilegios que le corresponden por ser una Caballero. No contenta con esto, la chica se pasa el día atormentando a Eugenia. “A pesar de haber sido una actriz tan famosa, no pudiste evitar que Modesto se fijara en otra mujer”, le espeta.

Por su parte, Fernando cobra sus primeras bonificaciones y aprovecha para comprar nuevos electrodomésticos para la casa: una televisión, una lavadora, una plancha, un horno y un microondas. Pero eso no es todo, ya que obsequia a Jennifer y a Kevin con un iPad. Marcela se sorprende y le pregunta de dónde sacó el dinero, pero él la rehúye.

Después de revisar los informes de Renato, Helena afirma que la mejor constructora para el proyecto de Playa Majahua es Fidsa. Eva se muestra en desacuerdo, pero Adriano toma la decisión final y apoya a la madre de Lalito.

Lejos de allí, Eugenia está decidida a volver a los escenarios y contacta con su exrepresentante mientras que Angélica realiza una sesión de fotos muy sensual en ropa interior para ayudar a Santiago a saldar sus deudas. Satisfecho con su desempeño en Grupo Imperio, Adriano propone a Renato ser su asistente. Sin embargo, se echa atrás cuando comienzan a extenderse rumores de que es gay y pide ayuda a Fernando y Santiago.

Desesperado, el joven besa a Lucía y Eva, que ha leído por equivocación unos correos suyos de amor con otro hombre, le aconseja que no se engañe. Más tarde, Mendoza pone al tanto a Reyes, Plutarco y Eva de los avances en la investigación por el fraude de Juan Carlos: “Encontramos una cuenta a su nombre en Nueva York, pero los tres millones desaparecieron al día siguiente de ser depositados”.

Del impacto, Adriano se desmaya y el médico le recomienda reposo. A su vez, Plutarco agradece al abogado su trabajo y le pide que se vaya una temporada de vacaciones fuera de México.

Publicidad - Sigue leyendo debajo