Merve, invencible, en ‘Stiletto Vendetta’

La esposa de Serhan logra que todas las mujeres la apoyen y vuelve a la presidencia de la asociación de padres del colegio. Nova. Del 4 al 8 de marzo. 16.00h

Stiletto Vendetta
Ay Yapim

Tras su decisión de no abandonar Sarmasik, Oya organiza una cena en su casa a la que acuden sus amigas y da comienzo a su venganza. “¿Por qué ocultaste que Burcu, tu profesora de yoga, estaba con Mehmet?”, inquiere a Merve. Ella trata de justificarse, pero Arzu se muestra muy decepcionada y no quiere escucharla. Por si no fuera suficiente, la ginecóloga también revela que Pelin tuvo una escapada romántica con Tayla . “Sí, lo hice para no declarar. No quería que cerraran la clínica a nuestra amiga. No soy uno de tus peones”, acaba admitiendo la mujer ante los reproches de Merve.

A la mañana siguiente, la esposa de Serhan se prepara para asistir a la reunión de la asociación de padres y maestros y llama a todos los miembros, excepto a su rival, para citarlos una hora antes. “No podemos permitir que Pelin siga aquí. Fue cómplice del engaño de Mehemet a Arzu”, malmete.

Arzu chantajea a Mehmet para que le ceda la casa

Nilay se entera de que su padre tiene una reunión con Sadik Bey, uno de sus mejores clientes y gran defensor de la unidad familiar, y no tarda en contárselo a Arzu. Ella lo utiliza para inclinar la balanza a su favor y persuade a Mehmet para que le ceda la casa en la que han vivido juntos: “De lo contrario, le contaré que estamos divorciándonos”. Al saber que ha sido expulsada de la asociación de padres, Pelin enfurece y busca a Burcu para que la ayude a vengarse. Así, la profesora va a casa de Merve y le agradece su apoyo en la relación con Mehmet. “El verdadero amor siempre debe triunfar. Sabes que Arzu no me importa”, declara la poderosa mujer sin saber que está siendo grabada.

Horas más tarde, acude al colegio para elegir al líder de la asociación y cuando está a punto de comenzar la votación, todas las mujeres reciben un audio de voz enviado por Pelin. Estupefactas al saber que su amiga también es cómplice de una infidelidad, le dan la espalda y se marchan.

Edip comienza a ver que Oya se comporta de manera extraña en muchas ocasiones y se preocupa. Además, la sorprende muy cariñosa con Serhan. “Estoy contaminándome y convirtiendo en una de ellas”, termina aceptando la ginecóloga en una sincera conversación con su amigo.

Merve no se deja hundir y encuentra la manera de volver a la dirección de la asociación de padres. “Quiero que mantengas cerrado el club de hombres”, le pide a Riza. La noticia se extiende rápidamente por el barrio y los varones se muestran muy molestos con sus mujeres. Por eso, estas no dudan en presentarse en casa de Merve. “Todo fue un malentendido. No queremos perder a una amiga como tú”, afirman.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Seis hermanas