Un hombre resignado

Gabriel se entera de que ha perdido la movilidad en las piernas tras su accidente y se niega a hacer rehabilitación. La1. Del 27 al 31 de marzo. 17.25h

 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Salvador y Diana no son bienvenidos

Los problemas para el matrimonio Montaner en los viñedos continúan. Pedro no está dispuesto a humillarse ante su nuevo patrón por lo que el pueblo entero les hace el vacío y se niega a trabajar para ellos.

A Salvador se le ocurre contratar una cuadrilla de jornaleros en la localidad vecina y Diana cree que eso solo aumentará la hostilidad.

Impedido

Tampoco Gabriel atraviesa un buen momento. Tras el accidente, intenta dar unos pasos y se percata de que ha perdido la sensibilidad en las piernas.

Elisa descubierta

Con el regreso de Sofía, la pequeña de las Silva se ve en serias dificultades para mantener su imagen de madre viuda y Gonzalo termina descubrierndo sus mentiras.

Traumatizado

Por su parte, Carlos continúa impactado por las atrocidades vividas en la guerra y Cristóbal recomienda internarlo en un sanatorio mental.

Cristóbal teme por la salud de su mujer

Pese a que su estado empeora, Blanca se muestra reticente a pasar por quirófano porque no quiere perder el bebé: “Tu vida corre serio peligro”, le advierte su esposo consiguiendo convencerla.

Pasadas unas horas, la Silva se repone de la intervención y se obsesiona con la idea de volver a quedarse en estado.

Prueba toda clase de alimentos para aumentar su fertilidad e incluso acude a ver a una curandera en compañía de Amalia.

Traicionada por su amor

Celia descubre que Cata está trabajando en Costuras Pavón y se enfada con ella por su engaño.

Un encuentro entre escritores

Más tarde, Simón le pide que organice un acto literario para Juan Ramón Jiménez, uno de sus amigos de la residencia de estudiantes. Entre los invitados pretende que esté Velasco, de quien se ha enamorado perdidamente.

Lejos de allí, Cristóbal comunica a Rodolfo que padece blenorragia y decide ocultarlo.

Vuelve ‘La Cachetera’

Amalia también mantiene en secreto que ha actuado de nuevo en el Ambigú y cuando Loygorri halla la nota de un admirador piensa que tiene un amante.

Gabriel, resignado

Se niega a seguir haciendo sus ejercicios de rehabilitación y decide pedir el alta médica.

A su regreso a casa, se muestra arisco y mantiene fuertes discusiones con Antonia.

Elisa, acompañada de don Ricardo, acude a la cita con Gonzalo para conocer a su madre y se queda boquiabierta al descubrir que se trata de Cándida.

La misma reacción tiene la dueña de la casa de tolerania, que se lleva a su hijo para evitar que la Silva revele su verdadera ocupación.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Seis hermanas