Instante de locura

Civantos encierra a Amalia en su casa ante la negativa de ella a acompañarle a América. María y Blanca tratar de ayudar. La1. Del 10 al 13 de abril. 17.25h

 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Encarceladas en su casa

Amalia suplica a Luis que la deje salir de su encierro para ir a ver a Rodolfo al hospital, pero Civantos se niega y ni siquiera le permite contestar al teléfono. Ella y María, la criada, son conscientes de que el músico está furioso y si no hacen algo pronto pueden acabar muertas.

A la búsqueda del cuadro

Salvador se da cuenta de que su amigo se jugó en una timba de cartas el cuadro de su difunta suegra y con la ayuda de Merceditas intenta ocultarlo mientras gana tiempo para recuperarlo. No obstante, Diana los descubre y toma una drástica decisión.

Boda sorpresa

Las Silva se quedan perplejas al conocer que Elisa va a casarse esa misma tarde con el hijo de Cándida. Sin embargo, un error burocrático arruina sus planes.

Hijos del mismo padre

Don Ricardo recibe con alivio la noticia. “Soy el padre de Gonzalo. No podéis estar juntos porque sois hermanos”, revela a la pareja.

Furioso, el chico pide explicaciones a su madre por su engaño.

Blanca en la trampa

Ante el empeoramiento del estado de salud de Rodolfo y la imposibilidad de comunicarse con Amalia, la Silva decide acudir a casa de su amiga y don Luis la toma también como rehén.

Operación improvisada

Horas más tarde, María comienza a sentirse mal y Silva debe operarla a vida o muerte.

Por su condición sexual

Simón recibe una brutal paliza debido a su homosexualidad y el inspector Velasco intenta trasladarlo a un hospital, pero solo puede llegar hasta la librería, donde el poeta se desmaya y pierde la consciencia. Cristóbal lo atiende.

Cata, que se había decidido a luchar por Celia, se siente aterrada de que pueda ocurrirle lo mismo y le asaltan las dudas. Solo al lado de Andrés podrá llevar una vida tranquila.

Luchando por su tierra

Diana, por su parte, no se rinde en su intento por recuperar los viñedos a pesar de la negativa del banco a concederle un préstamo. 

Sin importar la condición

Tras enfrentar a su padre, Elisa quiere fugarse con Gonzalo para vivir su amor libremente como si no fueran hermanos. Él se muestra indeciso, pero promete darle una respuesta al día siguiente.

Huyendo de su amor

Todavía impresionada por lo sucedido con Simón, Cata acepta casarse con Andrés e irse a vivir a Palencia; pero antes de que Celia regrese de Barcelona.

Mientras, Velasco sigue muy pendiente del estado de salud del poeta y sospecha que Gabriel podría ser el responsable de la paliza que recibió.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Seis hermanas