Antonio Garrido es Damián en ‘Servir y proteger’

El humor es una de las armas de este actor que se mueve bien en cualquier registro y asegura estar divirtiéndose mucho con su personaje.

Antonio Garrido
Pipo Fernández

Para Antonio Garrido las series diarias no son algo novedoso, ya que durante 269 episodios encarnó a Augusto Lloveras en Amar es para siempre. En buena racha profesional, el actor también ha trabajado últimamente en Matadero, de Antena 3, y El embarcadero, de Movistar+. Su nuevo reto es dar vida a Damián, un turbio ferretero salmantino que pronto sorprenderá a la audiencia, sobre todo, como padre entregado.

¿Te apetecía volver a una diaria?

Ya conocía el proyecto y me gustaba, creo que Servir y proteger está a la altura de cualquier ficción semanal. Además, me propusieron un personaje que no había hecho nunca. Aparentemente es normal, pero está viéndose que no, aunque tiene un motor que le impulsa hacer lo que hace.

¿Cómo ha evolucionado?

De una excelente persona se ha convertido en alguien con un pasado turbulento. Hará cosas que no son legales, pero el público siempre estará a su favor.

¿Está siendo un reto para ti?

Sí, me divierte mucho y me motiva. Me gusta dar vida a personas normales, de la calle, con su cara A y su cara B.

Antonio Garrido
Pipo Fernández

¿Cómo valoras el rodaje?

Tengo experiencia en series así, y cuando llegué a Servir..., me encontré con personas que ya conocía y con quienes había trabajado. Es cierto que hay muy buen ambiente y que el equipo es perfecto. Te reciben con los brazos abiertos y, como saben qué tipo de trabajo es y la exigencia que tiene, te cuidan de una manera especial.

¿Te ha costado cogerle el ritmo?

Empecé en Plaza Alta y luego hice Arrayán, por no hablar de Amar es para siempre. Por eso sabía a lo que venía. En las series semanales, a veces es más importante la fotografía u otros asuntos más que la trama, pero en las ficciones diarias, lo que prima es la interpretación, y eso tiene una cosa buena, que vas haciendo el personaje día a día. Actúas sin parar, y para los que nos apasiona esta profesión, esto es algo muy bueno.

¿Qué está aportándote este proyecto a nivel personal?

Muchas cosas. Con el equipo, tanto técnico como artístico, desarrollo un gran trabajo. Todos venimos con buen humor a grabar, y eso se agradece.

Ahora ha aparecido tu hija...

Sí, a la que da vida una maravillosa actriz, Sara Vidorreta. Está ingresada en un sanatorio mental por una mala experiencia que tuvo con unos desalmados, que la violaron. Y como necesita ayuda, me la traigo para que se recupere. De lo que vaya pasar, no puedo adelantar más.

Antonio Garrido Sara Vidorreta Servir y proteger
Pipo Fernández / Productora

¿Qué recuerdos tienes de Cuerpo de élite?

Muy buenos. Disfrutamos muchísimo haciéndola e iba muy bien de audiencia, pero donde manda patrón… A todos nos sorprendió que la cancelaran, pero nos quedamos muy contentos con el trabajo que hicimos.

A la hora de aceptar un papel, ¿qué es lo que te impulsa?

Primero, que me guste el producto y el personaje. A veces me ofrecen cosas que ya he hecho y lo veo como más de lo mismo. Y también necesito que haya buen rollo. En este oficio no se puede trabajar de mala manera.

¿Cuál es el papel que aún no te han ofrecido y que te gustaría hacer?

La ficción en este país crece cada vez más y hay mucha gente con la que me gustaría trabajar. Lo bonito es saber en qué campo juegas y el momento en el que estás. Hay muchos que ya no puedo hacer, pero otros, sí.

¿El humor te distingue?

Sí, tengo una vis cómica innata. Yo funciono cuando las cosas me hacen gracia, me pasa en todos los aspectos. Y en Servir..., aunque el personaje parece que no la tiene, yo sé buscársela.-

Publicidad - Sigue leyendo debajo