Andrea del Río, protagonista de ‘Servir y proteger’: “Ser policía es muy complicado”

Tras su papel de la perversa Pilar en ‘Mar de plástico’, la actriz zaragozana está feliz de regresar 
a la televisión interpretando a una inspectora decidida y tierna en una comisaría de barrio.

 

Publicidad - Sigue leyendo debajo

Con solo 18 años, dejó su vida en Zaragoza para instalarse en Madrid persiguiendo su sueño de ser actriz y no le ha ido nada mal: “La interpretación es un camino de rosas con muchísimas espinas. Hay que luchar y estar siempre al pie del cañón”. Andrea del Río empezó con pequeñas participaciones en El secreto de Puente Viejo, Gran Hotel y Con el culo al aire; luego la vimos en Amar es para siempre y Mar de plástico y ahora triunfa en la sobremesa de La 1 con Servir y proteger.

¿Qué te atrajo del personaje?

El cambio de registro ya que en  mi último trabajo había sido la villana. Alicia es una mujer llena de luz y matices. Es un regalo porque estoy aprendiendo y disfrutando muchísimo.

¿Tienes algo en común con ella?

Ambas somos minuciosas, trabajadoras y exigentes. Si te esfuerzas y das lo mejor de ti, los resultados no tardan en llegar. En cambio, no tengo la seguridad de ella, y me encantaría.

¿Cómo te ves con el uniforme?

Bien, ser policía es muy complicado. Exige mucha concentración y tensión porque no sabes a qué personas vas a tener que enfrentarte. Yo antes los veía fríos y distantes, pero cuando te metes en su mundo te das cuenta de que sufren y ríen igual que tú.

¿Qué tal las escenas de acción?

En las pocas que he hecho me he sentido cómoda, salvo en una en la que me dieron un fuerte bofetón. Me gusta llevar la pistola, pero no tanto el chaleco antibalas; pesa casi más que yo y no puedo andar con él (risas).

¿Cómo te has preparado?

Antes de empezar a grabar tuvimos unas charlas con Jota, un asesor de la policía, para conocer cuál es la diferencia con la guardia civil y cómo es el funcionamiento de una comisaría. Luego, pasamos a la parte práctica donde aprendimos a disparar, poner unas esposas y cargar una pistola.

¿Servirías para ser policía?

Por autoridad y disciplina sí, pero me falta su valentía. Recuerdo que la primera vez que fui a la sala de tiro salí asustadísima.

¿Qué tal has congeniado con tus compañeros de reparto?

Estoy fascinada con todos ellos, es una delicia ir a grabar. Quizá con los que más coincido es con Luisa Martín y Juanjo Ballesta.  Con ella ha surgido una magia especial y me enriquece muchísimo mientras que Juanjo es un terremoto. Nunca había conocido a una persona tan viva como él en todos los sentidos.

¿Eres actriz por vocación?

Sí. No lo tuve muy fácil porque mi familia decía que era una profesión complicada y querían que fuera a la universidad. Con 18 años me trasladé a Madrid y me formé en una escuela de teatro.

¿Qué recuerdos guardas de tu paso por Mar de plástico?

Disfruté como una niña pequeña interpretando a Pilar. La serie solo me ha traído cosas buenas y creo que se cerró en el momento adecuado, ya no daba para más.

¿A qué has tenido que renunciar?

A tener tiempo libre. Me gusta ir al gimnasio o leer, pero hace mucho que no lo hago porque estoy todo el día estudiando. Esta profesión es muy absorbente.

Publicidad - Sigue leyendo debajo