Chantaje a Miralles

El violador de la máscara exige que la inspectora jefe entregue su placa para no volver a actuar en el barrio. La1. Del 3 al 7 de julio. 16.25h

 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Descartado el primer sospechoso

Miralles comprueba que lo dicho por Francisco Gutiérrez es cierto y él no puede ser el violador que actúa en el barrio porque se sometió a una castración química.

Una colaboración esencial

En una nueva declaración, el hombre, arrepentido de su pasado, proprociona reveladores datos para que avancen en la investigación.

¿Obsesión con Miralles?

Osorio cree que se enfrentan a un psicópata obsesionado con la inspectora. De hecho, una llamada del propio agresor lo confirma.

Las sospechas de Alicia

Mientras que la inspectora no deja de darle vueltas a la idea de que el amante de su madre sea un cliente del bufete Ocaña y se desahoga con Rober.

El miedo a la muerte

Ibarra se reencuentra con Antonio y le asegura que su enfermedad está remitiendo. Sin embargo, la mujer se presenta en el despacho de Marcelino para hacer testamento.

Elías tras la pista de Quintero

El policía recibe un chivatazo sobre Fernando. “Están llegando alijos de droga a su empresa”, asegura.

Jairo alerta a su jefe

Bremón autoriza por fin el registro a Transportes Quintero, pero el empresario logra anticiparse gracias a un aviso de Jairo y la operación policial resulta fallida.

Una gran pista para Alicia

La joven hace un inesperado descubrimiento al hallar en su caja fuerte un valioso reloj de plata igual al que su madre había regalado a su amante, según contaba en una carta.

Olga entre fogones

La joven Miralles se da cuenta de que su vocación es la cocina y convence a sus padres para colaborar en La Parra hasta que pueda ingresar en una escuela profesional.

El chantaje de Óscar

Cerca de allí, Salima vive una situación complicada por su antiguo cliente: solo la dejará en paz si accede a acostarse con él por última vez.

La confesión de Salima

Asustada y confundida, la camarera terminará confesando su pasado a María, pero rehúye a Eugenio.

Un cadáver en el Atlas

Max descubre el cuerpo sin vida de un cliente en las taquillas del gimnasio y teme el cierre de su negocio. Para colmo, la autopsia revela que murió por consumo de anabolizantes y la hermana de la víctima lo denuncia.

Esteroides en el gimnasio

Alicia y Rober, que acercan posturas e incluso están a punto de besarse, se hacen cargo del caso y encuentran esteroides en el Atlas.

La publicidad del violador

El violador se pone en contacto con Martín Díez para presionar a Bremón y que haga pública la agresión a Lola.

Escuchas en el hotel de Osorio

Miralles, por su parte, cree que el delincuente podría ser del entorno de la policía y se lo cuenta a Osorio sin saber que han instalado un micrófono en su cuarto de hotel.

Lola desvela su secuestro

Pasadas unas horas, se celebra una rueda de prensa en comisaría y la propia agente Ramos, en un acto de valentía informa de su agresión.

La renuncia de Miralles

Siguiendo con su juego, el agresor sexual pone una nueva condición para no volver a actuar: “Quiero que Miralles entregue su placa y deje de pertenecer al Cuerpo de Policía”.

 

Publicidad - Sigue leyendo debajo