El fantasma de los celos

El comisario, inquieto por la cercanía de Lola y Martín. La1. Del 11 al 15 de septiembre. 16.25h.

 

Publicidad - Sigue leyendo debajo

Después de que Lola convence a Pepi de denunciar a Julio, su marido, el miedo se apodera de la mujer y decide retirar la acusación. Como erade esperar, su situación personal se complica y la Policía se ve obligada a intervenir de urgencia.

La confesión de Manolo sobre la muerte de Carmen deja perplejos a los Ocaña, pero Alicia no se queda de brazos cruzados y va a buscarlo al calabozo dispuesta a hacer justicia.

Miralles descubre que se hija quiere irse a Rusia para conocer a su abuelo, pero antes logra que se haga una prueba de ADN para asegurarse de que realmente Sofiya es su madre: “Si los resultados son positivos, podrás marcharte”.

Desafortunadamente para la joven, el análisis da negativo y se lleva una enorme desilusión.

Con tal de que el Algecireño pague por todo lo que ha hecho, Quintero contrata a Fali, uno de sus antiguos trabajadores. Este, que recibe el encargo de acabar con su vida a cambio de una gran cantidad de dinero, cumple con su misión y asesina al exsocio de Fernando en prisión.

Cuando Jairo se entera, comienza a plantearse si le compensa continuar al lado del empresario.

Entre tanto, Martín hace una entrevista a Lola y salta la chispa entre los dos, lo que no gusta nada a Bremón que se muestra celoso del periodista.

Ella, lejos de demostrar debilidad por lo que un día tuvieron, se hace fuerte y le planta cara: “No te preocupes por mí, estoy mejor que nunca. Lo nuestro es pasado”.

Muy ilusionado con Alicia, Rober se lanza a hacerle una petición. “Vámonos a vivir juntos”. Abrumada por la situación que está viviendo por la muerte de su madre, rechaza su propuesta. “Es muy precipitado, no tengas prisa”, dice tratando de calmarlo.

La relación de Salima y Eugenio pasa por un gran momento hasta que un contratiempo se cruza en su camino: la marcha del chico para cooperar en un campamento de refugiados de Grecia.

“Sé que te encantaría, pero no te vayas ahora, por favor”, pide encarecidamente la muchacha. “Contigo estoy más feliz que nunca”, añade convincente.

Publicidad - Sigue leyendo debajo