Roberto Álvarez, de ‘Servir y proteger’: “Antonio es muy conocido en la calle”

El actor asturiano no esperaba que esta ficción 
de sobremesa le diera más popularidad que la recordada ‘Ana y los 7’ y ‘Cuéntame cómo pasó’.

 

Publicidad - Sigue leyendo debajo

Es de los pocos actores que puede presumir de haber hecho cine, teatro y televisión con igual éxito. Roberto Álvarez compagina los tres medios con destreza, aunque ahora está centrado en su primera serie diaria, ya que antes era reacio a salir en pantalla tanto tiempo.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo

¿Qué destacas de Servir y proteger?

Es una ficción muy innovadora para una franja en la que predominan producciones de época. Hacer una serie de policías es complicado porque te obliga a ambientar las tramas en escenarios concretos: la comisaría, el ambulatorio y la casa.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo

¿Cómo preparaste tu papel? 

En lo que más me documenté es en el mundo de la adopción, porque Claudia [Luisa Martín] y Antonio tienen una niña rusa, Olga [Denisse Peña]. Los guiones son muy rigurosos, pero yo quería saber cómo actúan los padres en esa situación.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo

Algo que destacar de esa búsqueda.

Me inspiró una carta de una niña africana que le escribió a sus progenitores biológicos. Tanto me llegó, que se la pasé a mi compañera Luisa Martín.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo

Tras unos meses en su piel. ¿Qué destacarías de tu personaje?

Antonio es muy conocido en la calle, algo que me sorprendió porque no imaginaba que Servir y proteger despertaría tanta expectación y cariño. He comprobado que es así y que tiene unos espectadores muy fieles.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo

¿Es tu primera novela?

Sí, durante años he tenido pudor por la popularidad que podía darme salir tanto en la tele. Ahora he cambiado de opinión: las series diarias proporcionan estabilidad económica y hacen que tu cabeza esté activa y ágil. Es una satisfacción ser capaz de darle credibilidad a tanto texto, te sientes más feliz que si hubieras rodado Juego de tronos.   

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo

¿Hay que estudiar mucho? 

Sí, a veces tengo hasta treinta y tres folios que aprenderme al llegar a casa por la noche. Sin embargo, con los meses, me vale casi con leerlos y el equipo está tan compenetrado que es difícil tener un error.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo