El peso de la culpa

Paty cuenta a Espe y a Lola su encuentro con Jairo. La1. Del 21 al 25 de mayo. 16.30h

 

Publicidad - Sigue leyendo debajo

Tras los últimos acontecimientos con Quintero, Tano cuenta a Somoza que ha contratado a dos asesinos a sueldo para eliminarlo esa misma noche, pero el atentado que se produce en el barrio cambia totalmente los planes.

El transportista y el resto de los vecinos se quedarán desolados con lo sucedido.

El narcotraficante tiene miedo de que la policía encuentre alguna pista que lo incrimine en los hechos. A través de Íker intentará averiguar si han hallado alguna prueba contra él.

Paty vive un momento delicado tras su encuentro físico con Jairo, y así se lo cuenta a Espe y a Lola una mañana en el bar La Parra. “Me siento muy culpable por lo que ha pasado entre nosotros”, confiesa.

Batista, por su parte, también se plantea qué va a pasar entre ellos a partir de ahora. Y aunque está ilusionado, le embargan muchas dudas.

Alicia Ocaña, también muy afectada por lo sucedido en el barrio, decide unirse a la investigación. Una de las primeras cosas que hace es visitar a Alejandro Somoza en Construcciones SZ, algo que provoca el enfado de la inspectora Miralles.

“No vuelvas a tomar decisiones de ese calibre por tu cuenta. Pueden llevar al traste toda la investigación”, le recrimina al enterarse.

Nacha siente que está cada vez más enamorada de Teresa. Sin embargo, la psicóloga pone más distancia en la relación, algo que no le gusta a la agente.

Todo se complica entre ellas cuando llega a visitarla Aurora, una antigua amiga de Barcelona. Tras presentársela y comprobar la buena química que hay entre ellas, la pasional policía empieza a sentir unos terribles celos.

Y tiene razones para pensarlo, ya que Teresa le ha sido infiel.

Después de pensárselo mucho, Jesús decide no vender la tienda ecológica y quedarse en el barrio. Enseguida se lo cuenta a David, que le agradece el cambio de idea. “Es lo mejor que has podido hacer. No te arrepentirás”, afirma.

El que no está tan contento es Elías, ya que María también ha retomado su relación con el frutero. “Esto pone en peligro cualquier oportunidad de futuro con ella”, piensa.

Tras comprobar que Alicia e Íker están enamorados, Nerea decide apartarse del camino del policía y no interponerse tampoco en la felicidad de su prima. “Es algo inevitable que estéis juntos, y yo me tengo que quitar de en medio”, asegura convencida la abogada.

Claudia Miralles no puede estar más feliz. Aunque la situación en el barrio no pasa por su mejor momento, el regreso de su hija tras su larga estancia en París la llena de alegría, así como a su marido.

“Por fin una buena noticia. Veremos cómo le ha sentado a Olga vivir tanto tiempo en Francia ”, comenta con Antonio.

Publicidad - Sigue leyendo debajo