Un concurso muy sabroso

En el bar La Parra tiene lugar una divertida competición de hamburguesas, que reúne a muchos vecinos del barrio. La1. Del 2 al 6 de julio. 16.30h

 

Publicidad - Sigue leyendo debajo

Para animar a todos los vecinos del barrio, el bar La Parra
organiza un original concurso de hamburguesas de gran tamaño. La reunión tiene mucho éxito, sobre todo entre los más jóvenes.

Acuciado por las deudas, Adolfo se encuentra en un auténtico callejón sin salida. Solo la intervención de Somoza podría salvarlo, pero el narcotraficante le pone una condición: “Nerea tiene que empezar a trabajar para mí”.

Para ello, la abogada se despide del bufete Ocaña y, por supuesto, oculta a Marcelino y a Alicia quién será su nuevo jefe.

La joven, volcada en ayudar a su padre y siguiendo las órdenes de Somoza, accede a todo.

La búsqueda del violento atracador de taxistas se convierte en una verdadera prioridad para los agentes Nacha y Elías, que indagan por todos los rincones de Distrito Sur para descubrir la identidad del peligroso agresor.

Paty se queda preocupada por su madre cuando le cuenta que ha prestado dinero a un novio americano que ha conocido recientemente por internet. 

Asustada, pide ayuda a Espe y a Lola. Las policías hacen entonces todo lo posible para esclarecer los hechos. “Ahora tenemos que descubrir si ese hombre es realmente un timador o solo pretende aprovecharse de ella”, comentan.

Julio Quintero no vive sus mejores momentos. Además de sufrir otro de sus ataques, acompañado de un episodio depresivo, Miralles se entera de todo.

Primero  de la magnitud de su enfermedad y, después, de que ha empezado a quedar, a escondidas, con su hija Olga.

La inspectora, en principio, no ve con buenos ojos esta relación y habla con la joven, pero con mucha prudencia. No quiere provocar en ella un rechazo y que se empeñe más en su posible historia con el empresario.

Alicia también está envuelta últimamente en problemas familiares. No sabe cómo ayudar a su hermano a llevar lo mejor posible su enfermedad y todas sus secuelas.

A pesar de su avanzada gestación, busca soluciones sin cesar, pero no le resulta nada fácil, algo que le afecta mucho menos que la reciente traición de su prima.

“No puedo entender que me hayas engañado y que ahora trabajes para Alejandro Somoza. Sabes que tu vida correrá peligro al mínimo altercado con él”, le explica con preocupación.

Publicidad - Sigue leyendo debajo