De camarera a secretaria, ‘Servir y proteger’

Sara comienza a trabajar a las órdenes de Quintero. La1. Del 13 al 17 de mayo. 16.30h

Servir y proteger
Pipo Fernández
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Servir y proteger
Pipo Fernández

Quintero recibe una llamada amenazante y anónima, que tiene que ver con su actividad política. Acto seguido, el empresario acude a comisaría en busca de ayuda: “No me parece que sea ninguna broma, tengo miedo por mi vida”. Pronto descubre que es Olaizola quien está detrás de las advertencias.

Servir y proteger
Pipo Fernández

Por otro lado, Sara averigua que los Soler son unos mafiosos y dolida por su engaño se despide del Moonlight: “Es increíble la cantidad de mentiras que os he creído durante este tiempo. Sois indeseables. No quiero volver a veros jamás cerca de mí o tomaré cartas en el asunto”.

Servir y proteger
Pipo Fernández

Minutos después va a ver a Fernando, que tras enterarse de su situación le propone convertirse en su nueva secretaria: “Es algo que nos beneficiaría a ambos, no lo dudes”.

Servir y proteger
Pipo Fernández

Iriarte decide no denunciar a Damián, y este le encarga una nueva misión: localizar a Boli. Además, el ferretero consigue a Candela un puesto de trabajo en el mercado, lo que alegra enormemente a la joven: “Gracias por ser tan bueno conmigo”.

Servir y proteger
Pipo Fernández

Ajena a lo que ocurre, Espe retrasa su cita con la clínica para ir a interrumpir su embarazo, ya que no está segura de la decisión que ha tomado en un primer momento y Silvia le muestra su apoyo.

Servir y proteger
Pipo Fernández

“No estás sola, nunca ha sido así. Entiendo lo difícil que es esta situación, por eso quiero que sepas que no me moveré de tu lado y siempre podrás contar conmigo”, dice comprensiva.

Servir y proteger
Pipo Fernández

Cada día, la cercanía entre Merche y Bremón es más grande. El comisario, que desea pasar un rato con la policía, le pide que lo acompañe a un acto oficial muy importante: “Creo que eres la indicada para estar junto a mí en un evento de tal magnitud, por favor, ven. No me agradaría recibir un no como respuesta, aunque lo respetaría, por supuesto”.

Publicidad - Sigue leyendo debajo