Julio teme por su padre en ‘Servir y proteger’

Quintero no levanta cabeza tras la muerte de Maica. La1. Del 15 al 19 de julio. 16.25h

Servir y proteger
Pipo Fernández
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Servir y proteger
Pipo Fernández

Tras la muerte de Maica en el intento de rescate de su hermana, Quintero está destruido y siente que su vida ya no tiene sentido sin la mujer que ama a su lado. Su situación es terrible y Julio decide regresar al barrio para cuidar de él.

Servir y proteger
Pîpo Fernández

Cuando llega a su casa lo encuentra con varias botellas de alcohol vacías y llorando. “De qué me sirve haber cambiado, colaborar con la justicia, ser una buena persona si lo único que me dan son golpes por todos los lados. Ella era la única razón por la que yo sonreía, era un ser puro que me hacía mejor y ahora no está”, dice.

Servir y proteger

Su hijo trata de consolarlo: “Tienes que ser fuerte y encontrar a Sandra tal y como le prometiste. Hazlo en su memoria, así descansará en paz”.

Servir y proteger
Pîpo Fernández

Por otro lado, Elvira se mete de nuevo en líos con la policía de Distrito Sur. Esta vez el problema ocurre en La Parra. La señora paga con un billete falso y es trasladada a comisaría.

Servir y proteger
Pîpo Fernández

Allí tiene un fuerte encontronazo con Miralles. “Te seguiré muy de cerca y algún día te descubriré con las manos en la masa”, afirma. Acto seguido es encerrada en los calabozos y después es interrogada.

Servir y proteger
Pipo Fernández

Tras un encuentro con Ricky, Marga se anima a ir al Moonlight con Paty, lo que le vale una discusión con su padre que le prohíbe volver al antro. Sin embargo, la chica le desobedece y regresa.

Servir y proteger
Pîpo Fernández

La relación entre ambos es cada día más cercana y la atracción que sienten el uno por el otro resulta muy evidente. “Estoy genial contigo, no sé hacia dónde nos llevará esto, pero quiero dejar eso al destino y disfrutar a tu lado”, comenta ella.

Servir y proteger
Pîpo Fernández

Una visita inesperada llega al vecindario, es Santos Mercader. Cuando la matriarca de los Solerse entera, se lo cuenta a Fernando y le advierte de que tenga cuidado:“Ese hombre es el demonio y ninguno sabéis de lo que es capaz. Ha intentado acercarse a Luis y he conseguido que no lo hiciera, pero no sé por cuanto tiempo”.

Servir y proteger
Pipo Fernández

El empresario asegura no tenerle miedo y jura que terminará con él: “No pienso quedarme en mi casa mientras ese malnacido camina a sus anchas por mis calles. Si los agentes no hacen nada, yo mismo impartiré justicia y que nadie se atreva a reclamarme nada”.

Publicidad - Sigue leyendo debajo