“Sí, quiero”; ‘Servir y proteger’

Rodeados de sus seres queridos, Elías y María se juran amor eterno.

Servir y proteger
Pipo Fernández

QUÉ HA PASADO

• La química entre Sara y Miguel empieza a surgir.

• Toni y Paula ayudan a un hombre que fue golpeado.

• Mateo se somete a una prueba de paternidad.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Servir y proteger
Pipo Fernández

Por fin llega el día más esperado para María. La hostelera se muestra muy nerviosa, pues anhela que todo salga perfecto en su boda. Elías comparte algo de esa inquietud con su prometida y, para intentar relajarse, decide trabajar esa misma mañana en un caso muy personal. Cuando llega la hora de la ceremonia, el policía se dirige ilusionado a los juzgados.

Servir y proteger
Pipo Fernández

Al entrar, se emociona al ver al amor de su vida vestida de blanco y rodeada de sus seres queridos. “Junto con mi hijo, eres lo más importante para mí. Creo que sin tu ayuda, jamás habría salido del pozo en el que estaba hundido”, asegura antes de firmar los papeles que los convertirán en marido y mujer. Después, la sala rompe en aplausos por los nuevos esposos.

Servir y proteger
Pipo Fernández

Al día siguiente, todo vuelve a la normalidad en la comisaría y Paula debe hacerse cargo de una nueva misión: atrapar a una banda de ladrones de monopatines eléctricos. Tras un arduo trabajo, la joven agente tiene por fin un gran éxito.

Servir y proteger
Pipo Fernández

Mientras, su compañero de andaduras, Toni, recibe la visita de su progenitor, que ha regresado a Distrito Sur para ayudar en unas pesquisas relacionadas con el robo de perros. Después de una intensa charla entre padre e hijo, el segundo le confiesa su relación secreta con Verónica. “Me he enamorado de una persona casada y no sé qué hacer para evitar la tentación de estar cerca de ella”, le explica.

Servir y proteger
Pipo Fernández

Quien también tiene sus propios problemas es Mateo. Malena se ha vuelto muy insistente con que asuma la paternidad de su futuro bebé e incluso quiere que le dé su apellido. El cirujano, sobrepasado por la presión, accede. Además, le promete que le contará todo a su familia, pero antes desea realizarse una segunda prueba de ADN para asegurarse de que el niño es suyo.

Servir y proteger
Pipo Fernández

A su vez, Miguel está agobiado por la pérdida de una subvención para el centro cívico y Sara le ofrece su ayuda para colaborar dando unas clases de música: “Seguro que se apuntará mucha gente y así recaudaremos bastante dinero”.

Publicidad - Sigue leyendo debajo