Acosada por la prensa

Durante el compromiso de Ibrahim y Gulsum, los periodistas se acercan a Sila y ella asegura estar con Boran en Mardin por voluntad propia. Nova. Del 17 al 21 de diciembre. 21.15h

Sila telenovela
Cortesía de Fm Yapım

Al saber que una joven llamada Zelihan se ha quedado embarazada, Sila suplica a Boran que la salve de la muerte y la deje casarse. Sin embargo, todo cambia cuando la muchacha hace una dolorosa confesión: “No es el hombre que amo. Me violó y prefiero estar en una tumba antes que ser su esposa”. En ese momento, llega Süleyman, su hermano, trata de llevársela a la fuerza apuntando con un arma al líder de los Genco: “No perderé mi honor”.

Publicidad - Sigue leyendo debajo

Sila no duda en intervenir para defender a su marido sin saber la tragedia que va a desencadenar. “Si hubieras sido un buen hermano podrías haberla cuidado”, afirma. Al oír estas palabras, el joven acaba con su vida de un disparo en la sien. A la mañana siguiente, Zelihan desaparece y Firuz asume la responsabilidad: “Está donde corresponde por ley. Se la entregué a su familia y ya está casada”.

Azad cuenta a Celil sus planes para huir

Azad comparte con Celil sus planes de fuga a Estambul y le pide que no diga nada. “Si hacen eso será mi sentencia de muerte”, comenta intranquilo el señor. Por eso, su hijo trata de tranquilizarlo: “Sila es rica y tiene gente que puede protegernos. Nos iríamos todos y viviríamos felices”.

Los medios siguen apostados en la casa de los Genco y Boran para tratar de proteger a su esposa, la lleva a la casa de campo. Por eso, los periodistas buscan a los Sönmez y consiguen que les cuenten por qué dieron a Sila en adopción a los Özdemir. Más tarde, pasean por el pueblo y varios vecinos, sobornados por Cihan, les cuentan toda la historia: “Se casaron por la tradición de intercambio de novios. Ella no lo sabía, pensaba que era la boda de su hermano”. No todo son desdichas. Dilan gana un concurso de poesía y decide entregarle el premio de 500 liras a Celil. “Has trabajado muy duro para educarme”, dice.

Publicidad - Sigue leyendo debajo

Llega el día del compromiso entre Ibrahim y Gulsun, la hermana de Abay, y Boran acude acompañado de Sila. La prensa aprovecha para acercarse a ella y la asedia a preguntas: “¿Es cierto que está prisionera aquí? ¿Hay todavía asesinatos por la tradición?…”. Para sorpresa de todos, la joven se detiene y hace sus primeras declaraciones: “Estoy donde quiero estar. Aquí nací y tengo a mi lado al hombre que amo”.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Sila